Comisión de la Integridad Territorial deplora acciones de Guyana

Crédito de imágenes: AVN /
arreaza

La Comisión Presidencial para la Garantía de la Integridad Territorial emitió un comunicado para deplorar las “absurdas acciones” desplegadas por el gobierno de Guyana para “desconocer sus compromisos internacionales”.

La comitiva manifestó que el gobierno del vecino país no cumple con sus acuerdos, a propósito de generar una situación de agresión contra Venezuela.

En la misiva, leída por el vicepresidente Ejecutivo, Jorge Arreaza, los funcionarios rechazan las intenciones de “los recién llegados gobernantes de la República Cooperativa de Guayana”, quienes a su juicio, son aupados por “centros corporativos imperiales”.

La comisión está integrada por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, la ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodriguez; los diputados de la AN Bernardo Guerra y William Fariñas; el ministro del Despacho de la Presidencia, Jesús Salazar; el Mayor General, Gerardo José Torres quien es el ministro de Estado para la Nueva Frontera de Paz; el Procurador General, Reinaldo Muñoz; el coronel Pompeyo Torrealba y la presidenta del TSJ, Gladys Gutierrez.

En el acta final del encuentro, Venezuela, a 166 años del Laudo Arbitral del 3 de octubre de 1899, ratifica su posición de considerar nulo e írrito este documento.

El Laudo Arbitral del 3 de octubre de 1899 fue una sentencia emitida por un tribunal en París, con un dictamen que favorece al Reino Unido (hoy Guyana), al adjudicarle el territorio denominado por Venezuela como Guayana Esequiba.

A continuación el texto íntegro

A 116 años del fraude sufrido por nuestra República, ejecutado por la acción de agentes imperiales que pretendieron despojarnos de nuestra Guayana Esequiba —casi 160.000 kilómetros cuadrados de territorio continental y sus espacios acuáticos correspondientes, que son parte indivisible de nuestro territorio— manifestamos la más profunda indignación por lo que esta nefasta fecha ha significado a la historia de la diplomacia mundial, que mostró la cara más vil de la depredación sistemática que el imperio británico perpetró contra la integridad territorial de muchas naciones del mundo., mediante la apropiación ilícita de más de 2 millones de kilómetros cuadrados de nuestro planeta.

El fraude arbitral ocurrido en París, el 3 de octubre de 1899, resumió la acción criminal de la piratería diplomática de aquel entonces. Evidencia que el más fatídico modelo de la barbarie para justificar el chantaje, la usurpación y el saqueo de las nuevas naciones independientes, que, como Venezuela, luchaban de forma denodadas contra las hegemonías dominantes de entonces.

Ya avanzado el siglo XX, el imperio británico, ocupante colonia de la Guayana Británica, al verse descubierto en sus intensiones plasmadas en el bárbaro fraude arbitral optó por desembarazarse del asunto y le endosó como herencia a Guyana, al momento de otorgarle la independencia, esta controversia territorial.

El Acuerdo de Ginebra de 1966, ley entre las partes, ley en la República Bolivariana de Venezuela y ley en la República Cooperativa de Guyana, rige desde entonces la contención sobre nuestra Guayana Esequiba, y reconoció la vigencia del reclamo de Venezuela, que ha considerado irrestrictamente nulo e írrito el Laudo de París de 1899.

Guyana siempre ha sabido que nació sin ese territorio y mal podría hoy favorecerse, ni ética ni mucho menos en derecho, de una supuesta herencia imperial.

Los recién llegados gobernantes de la República Cooperativa de Guyana, sin duda, motivados por oscuros intereses transnacionales y aupados por centros corporativos imperiales, han asumido una actitud arbitraria, ilegal y unilateral al desconocer el Acuerdo de Ginebra y negarse a activar los buenos oficios de acuerdo al derecho internacional.

Venezuela deplora, una vez más, las absurdas e irracionales acciones desplegadas por el actual Gobierno de Guyana para desconocer su compromisos internacionales, aludiendo a falsas protecciones basadas en mentiras y subterfugios con el propósito de generar una situación de agresión contra Venezuela, con la evidente participación de fuerzas imperiales.

La República Bolivariana de Venezuela reitera que el Laudo Arbitral de 1899 fue un fraude imperial, es nulo e írrito, y sólo a través del Acuerdo de Ginebra es posible canalizar esta controversia histórica y califica a los pueblos del mundo nuestro indeclinable compromiso con la paz y con el derecho que nos asiste en nuestro reclamo territorial, el derecho que nos guía para avanzar en la solución justa y legal de esta controversia, tal y como lo afirmó el Presidente Nicolás Maduro Moros ante la Asamblea Nacional:

“La paz, la paz, la paz será nuestro puerto, será nuestra vida y será también nuestra victoria”; “Dentro del Acuerdo de Ginebra todo, fuera del Acuerdo de Ginebra nada”.

Fuente: MG

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído