Soublette: Que el pueblo se burle

SOUBLETTE

Por Juan José Peralta

El primer golpe de Estado de la nueva república lo encabezó en 1835 el general Santiago Mariño contra el doctor José María Vargas: lo sacó al destierro y quedó la anécdota de cuando Carujo dijo al médico que el mundo era de los valientes a lo que él respondió “es del hombre justo”. El general José Antonio Páez, caudillo y primer presidente de Venezuela rescató y repuso a Vargas en la presidencia otra vez pero él regresó a la universidad y el general Carlos Soublette concluyó en 1939 el período constitucional.

En afanes civilistas Páez convenció a Vargas –quien sólo aspiraba al rectorado de la universidad– presentar su candidatura frente a los generales Soublette, Bartolomé Salóm y Santiago Mariño y el abogado Diego Bautista Urbaneja. El médico les ganó los comicios.

Por su bonhomía y tolerancia muchos lo subestimaban. Se preguntaban cómo llegó a ese grado un hombre con su carácter, un caballero nada en común con el burdo y ordinario general Páez a quien entregó la presidencia al terminar su gobierno interino.

En enero de 1843 Soublette recibió la presidencia otra vez de Páez hasta 1847. El período de gobierno era de cuatro años. Soublette fue presidente de Venezuela dos veces, primero encargado, la segunda por elección y con Páez compartió los cuatro primeros períodos de la Venezuela post Grancolombiana, receso de Vargas incluido, desde 1830 hasta 1847 para 17 años.

Páez fue el gran caudillo de Venezuela desde 1830 hasta su muerte, aunque desde 1824 ya era jefe del departamento Venezuela. El Centauro tenía siete años al frente del país cuando fue elegido presidente por primera vez.

De Soublette se conoce una de las anécdotas más curiosas de la república. En una sala de teatro un joven dramaturgo ensayaba una obra con argumentos de burla hacia él, lo satirizaba. Advertido por los infaltables jalabolas subrepticiamente se fue a presenciar los ensayos y pidió a los actores actuar con naturalidad, sin omisiones, como si él no estuviera allí. Al finalizar no vio agresión en su contra.

“La república no se perderá porque el pueblo se ría de su gobernante. La república podrá perderse cuando el gobernante se ría de su pueblo”, dijo y se fue al despacho presidencial.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio