Rayos de sol: lo bueno y lo malo

Crédito de imágenes: Archivo
pc302606

Los rayos de sol se clasifican en tres tipos en función de su longitud de onda, a mayor onda menos energía y viceversa, de esta forma la Organización Mundial de la Salud (OMS) los reconoce así:

Rayos UVA Su longitud de onda oscila entre los 320 y los 400 nanómetros (nm) y llegan a penetrar en la atmósfera. No representan una amenaza si se expone de forma controlada.

-Rayos UVB. Su longitud de onda oscila entre los 280 y los 400 nm. La capa de ozono absorbe la mayor parte de estos rayos, que sin embargo llegan a penetrar en la atmósfera en algunas partes del planeta como consecuencia del deterioro de la capa de ozono. Son altamente nocivos para la salud y no debería exponerse nunca a los mismos.

Rayos UVC Presentan una longitud de onda de entre 200 y 280 nm y son muy nocivos para la salud. Afortunadamente, la capa de ozono los absorbe e impide que penetren en la atmósfera.

¿Por qué es bueno tomar sol?

Los rayos de sol estimulan la producción de vitamina D, lo que influye en la función de los linfocitos T que necesitan una buena concentración de esta vitamina para cumplir su función.

También fortalece los huesos y disminuye los riesgos de osteoporosis.  La OMS asegura que en los paises con pocas horas de sol la incidencia de esta enfermedad es mayor.

El sol activa durante el día y te hace descansar de noche. Con los rayos de sol disminuyen los niveles de melatonina (hormona que favorece el sueño) en nuestro cuerpo y hace que estemos más activos, aunque a veces la sensación no sea esa debido a la bajada de la tensión arterial, por la noche aumentan los niveles de melatonina, lo que ayuda a relajarte y a dormir mejor.

Nunca en exceso

Los rayos UVA penetran hasta las capas más internas de la piel llegando a la dermis, y es la responsable del bronceado rápido. Esta radiación reseca la piel, causa envejecimiento prematuro y puede ser la causante de provocar un cáncer de piel. Esta radiación actúa aunque el tiempo esté nublado.

Por su parte los UVB son aún más peligrosos, porque producen quemaduras más violentas en la salud de la piel, pudiendo provocar cáncer. Estas radiaciones no atraviesan el cristal pero si atraviesan el agua y suelen ser más intensos al mediodía.

Finalmente los UVC que no nos alcanzan gracias a la capa de ozono, por lo que se han firmado diversos tratados para conservar la misma

Por todo ello, es indispensable contar con la protección adecuada para evitar los efectos negativos de las radiaciones.

Bronceados artificiales

Las lámparas de rayos UVA, populares al permitir obtener un bronceado en cualquier época del año, pueden acarrear consecuencias para la salud, ya que el tipo de onda que emiten es exactamente la misma. De hecho, la OMS ha declarado que el uso prolongado de este tipo de lámparas provoca cáncer de piel.

Es necesaario resaltar que muchos dispositivos de rayos UVA no siguen los controles de calidad que debieran, y su deterioro puede llegar a provocar que emitan rayos UVB e incluso UVC, ambos muy nocivos para la piel. Además, muchos de los centros de belleza que ofrecen este servicio no cuentan con un personal lo suficientemente cualificado como para informar a sus clientes de las precauciones que tienen que tomar antes de someterse a una sesión de bronceado con una lámpara de rayos UVA.

 

RayosSolares

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio