¿La culpa es del Gobierno Bolivariano?

maduro2682014

Por Juan Romero

Nos resulta asombroso como a través de los medios de información se construyen lo que se denomina “marcos interpretativos”, que son formas simbólicas y concretas de entender la realidad y sirven para la construcción de agendas para los actores sociales y políticos. La forma en que se produce está dinámica de construcción, está relacionado con el control sobre las denominadas agendas (política, de medios y pública). La agenda de los medios, tiene relación con la pública, pero los medios jerarquizan la manera en que se presenta lo que sucede diariamente.

De esa jerarquización, se nutre la agenda de los políticos y al mismo tiempo, influye sobre la agenda de los públicos. Esta explicación muy somera, resulta efectiva para desmontar algunas matrices, relacionadas con dos elementos de la agenda pública, de medios y política. Un elemento, es que el “socialismo bolivariano está quebrando al país” y el otro, es que la “crisis económica, es producto de un gobierno ineficiente”.

Con respecto a la primera matriz, debemos aclarar contundentemente que estamos muy lejos de afirmar que estamos construyendo un socialismo bolivariano, y ello a pesar de los esfuerzos de Hugo Chávez y los de los errores que se cometen actualmente. La dinámica económica del país, está basado en la capacidad de generar “renta petrolera”, es decir, en términos de economía política, nosotros seguimos viviendo –tal como sucede desde principios del siglo XX- de las formas de intercambio capitalista que se le asigna en la división internacional al país.

Nosotros somos proveedores de petróleo y es a través de él que entramos en el juego del capitalismo especulativo y financiero. En términos de una economía política, la única diferencia importante introducida por el socialismo bolivariano ha sido el uso de los excedentes petroleros no para servir a la acumulación de capital de los grupos propietarios sino para ser distribuidos a través de políticas sociales. En términos marxistas, las formas de explotación sobre el trabajador siguen siendo las mismas.

Ahora, eso desmonta la idea que el socialismo bolivariano es culpable de la quiebra del país. Doy algunos datos estadísticos para demostrar esta realidad. Decir que el país está siendo quebrado por el Gobierno Bolivariano, es decir que el sector privado (la burguesía) es muy productiva y genera riqueza, tal como dicen los seguidores del pensamiento liberal. Sí eso fuera cierto, alguien me explique cómo es posible que 98% de los ingresos en dólares del país provengan del sector oficial. Mejor aún, que alguien me explique ¿cómo es posible que el sector privado que sólo genera 2% del ingreso en dólares (2000 millones de dólares), exija – y reciba- más de 40.000 millones de dólares anuales? ¿Quién es el ineficiente: el Gobierno o los importadores privados? Doy otros datos más concretos que demuestran la falacia que es el socialismo el que está quebrando el país. Entre 2003 y 2013, las importaciones crecieron 454% y las exportaciones sólo 257%.

Esa misma burguesía, que a través de los medios que controla señala que el socialismo ha fracasado se ha apropiado – en cuentas en el extranjero- de más de 165.000 millones de dólares a precio preferencial, que pasan a engrosar el mercado especulativo o negro. Debemos decir, con toda responsabilidad que sin duda hay enormes responsabilidades en el Gobierno, producto de las tendencias pragmáticas y el tareísmo inútil y tránsfugo, que se escuda en vestirse de rojo y dar vivas a Chávez y Maduro, cuando su accionar no es ajeno al de cualquier actor de la burguesía nacional o trasnacional.

Esos mismos sectores que afirman que la culpa de la crisis económica es del Gobierno, han recibido en el período 2003-2013 más de 317.092 millones de dólares preferenciales para importar. El problema, es que esa burguesía – y acá incluyo a la boliburguesía formada desde el propio Gobierno, con la idea de sustituir a la primera- ha vivido de la especulación con dólares preferenciales. Al respecto, es bueno señalar los importantes trabajos que ha desarrollado el economista Manuel Sutherland para demostrar lo que afirmamos.

Afirmamos que podemos desmontar la segunda matriz: “que la crisis es producto de un Gobierno ineficiente”. Aunque sin duda es una verdad a medias, la matriz debería ser: hay co- responsabilidades en la generación de la crisis. El Gobierno es responsable de la existencia de un funcionariado que no se articula con la idea de la necesaria construcción de una alternativa al capitalismo, sino que juega –a través de sus funcionarios que realizan “tareas burocráticas”- a la reproducción de las lógicas especulativas del mercado. Pero por otro lado, están quienes especulan con las divisas otorgadas para importar insumos.

Coloco el ejemplo del problema en el consumo de carne. Entre 2003 y 2013 el incremento de la importación fue 18.942%. Lo peor, es que el consumo de carne ha disminuido sustancialmente, pues para el segundo semestre del 2003 el consumo diario por persona era 54,45 gramos y para ese mismo periodo, pero en el año 2013, fue de 44,31. A pesar de ello, las importaciones sufrieron una variación de 21.693% entre 1998 y 2013. ¿Qué sucede entonces con el dinero asignado para la importación de carne (o de leche, repuestos, etc)? La respuesta es sencilla: esos sectores que critican al Gobierno, especulan en el mercado negro con los dólares asignados, producen escasez (al no importar lo que corresponde) y además entran en el juego del contrabando.

Sin duda, es un grave problema que debe resolver el socialismo bolivariano. ¿Lo estamos haciendo? En el Zulia la respuesta es un contundente NO.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio