Gestionar la diversidad en la calle

Crédito de imágenes: José Carvajal
calle

Por José Carvajal / @caracasapie

En los tiempos que corren hay una exasperante tendencia a mirar a la sociedad (y todo lo que ella supone o produce) en blanco y negro, sin matices. En la medida en que se abre el compás algunos pierden el control. El evento de Bernal con los homosexuales, o el de Roy Chaderton con las cavidades craneales de los opositores, son una muestra reciente. Pero la lista es amplia y no siempre los protagonistas tienen anclas en el Gobierno central, pero pasemos la página.

No es lo mismo la desigualdad que la diferencia. La democracia, cada vez más, debería ser sociedad de iguales (no sólo en derechos de papel, también en oportunidades concretas), que celebra y atiende las diferencias entre iguales. Eso supone una disminución de prejuicios y privilegios, y en términos de políticas públicas y acción privada, una gestión de las necesidades específicas. Inclusión de verdad con altas dosis de respeto, reconocimiento, tolerancia, solidaridad.

La tendencia a aplanarlo todo, con unas pocas etiquetas y verdades, es un ejercicio antidemocrático. Es retroceso social y político. La política debería estar hecha desde la diversidad para la pluralidad, y viceversa.

Meses atrás, en el cierre del “Curso de gestión cultural municipal”, llevado a cabo entre la Embajada de España (Acerca, Programa de Capacitación para el Desarrollo en el sector Cultural) y varias alcaldías, Xavier Torrens, sociólogo y doctor en ciencias políticas en Barcelona, habló sobre “gestión de la diversidad”. Categorizó esa diversidad, pensando en los públicos que debe tomar en cuenta la acción cultural: estratos sociales, multiculturalidad, religión, sexo, orientación sexual, discapacidades físicas y sensoriales, discapacidades psíquicas y enfermedades mentales, aptitudes de aprendizaje y trastornos del desarrollo, trastornos orgánicos, edad, y una última: ideología. Torrens señalaba “Ciudadanos iguales = Personas diferentes”.

Obvio que dentro de cada una de estas grandes categorías hay muchas distinciones y entrecruzamientos. Me preguntaba entonces, siendo la calle el escenario inevitable de esa multitud diversa ¿cómo se gestiona en Caracas?, ¿debe tener el transporte público consideraciones sólo para mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con discapacidad, o debería incluir a otros, por ejemplo los obesos?, ¿funciona igual una acera o un banco de plaza diseñados para personas de 65 años (tercera edad), para uno de 80 (cuarta edad)?, ¿qué ofrecen nuestros parques infantiles a niños en edad lactante y sus madres?

¿Los preadolescentes y adolescentes deberían tener sus propios parques?, ¿los adultos no tienen derecho al juego sino al ejercicio?, ¿no deberían los sistemas de bicicletas públicas incluir a madres solteras que se desplazan con infantes de hasta seis años?, ¿llegan las señales auditivas a los ciegos cuando los parlantes del Metro se llenan de música?

No es fácil gestionar la diversidad. Inclusive: es complicado que las personas con ciertas diferencias asuman que sus derechos no desaparecen por su particular condición: derecho al transporte público tienen niños, ancianos, parapléjicos, transgéneros, todos. Vivir en un barrio arriba no nos arrebata el derecho a un sistema de transporte seguro, cómodo, confiable. Hay que pensarlo, gestarlo y gestionarlo para garantizar la igualdad. Cuando viaja una familia de cuatro en una moto no estamos ante un Estado garante del derecho a la movilidad, sino poniendo en evidencia la ausencia de esa garantía.

Asumir la ideología como parte de esa diversidad es posible sólo desde los valores cívico tolerancia. Aparte del respeto en sí de la condición política, la idea es, justamente, evitar que por cuestiones ideológicas se “desigualen” ciudadanos. Recordar que sordos, embarazadas, asperger, colombianas, celíacos, afrodescendientes, lesbianas, judíos, seropositivos, bipolares, entre tantos de ese universo diverso, también tienen ideología.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio