Equilibrio Físico-Emocional: ¿Por qué a mi?

tristeza

Por Zoraida Grimán / @zoraidagriman

Es la clásica pregunta cuando pasa algo que no te mereces o cuando una serie de hechos complicados te pasan, son situaciones que no puedes manejar, en fin circunstancias adversas.

Sin importar lo complicado que pudiera ser la situación, lo que marcará definitivamente es la forma en que lo veas, la actitud ante el hecho y por ende la forma de reaccionar.

Saber cual será nuestra reacción está relacionado con las preguntas que me hago en determinado momento, que por supuesto estarán formuladas según mi forma de ver la situación, es importante sentir nuestro cuerpo, los análisis que hacemos de lo ocurrido y sacar conclusiones, será una guía para entender lo que paso y el camino a seguir.

Ver solamente lo negativo, por ejemplo, no te gusta tu trabajo y no tienes otro, el padre de los hijos que no soportas, pero que es necesario su aporte económico, quiero una vivienda propia pero mis ingresos no me lo permiten, todo indica que estas en un callejón sin salida y condenada a esa condición de vida.

Pero si te planteas el buscar empleo en otro lugar, a tu pareja, le comentas como vivir de manera diferente o tus incomodidades y escuchar las de él y negociar, y buscas una vivienda que puedas cubrir con tus ingresos y buscas información en un banco. Esto es resolver y querer hacerlo diferente y no quedarte en la queja y pensando que estas atrapada o atrapado sin salidas.

Si el árbol no soltara las hojas cuando le corresponde, entonces no cumplirla el ciclo de cambios y transformación, ellos están seguros de la primavera y de lo que son y quieren hacer.

Si supiéramos que estamos vivos, y que cada día es una oportunidad, de hacerlo diferente y de ver milagros en nuestra vida, entonces cada situación sería una aventura, una forma de aprender y seguir avanzando.

Crecer conscientemente es mucho más que pasar por situaciones difíciles. Para quien crea que lo verdadero está fuera de su domino puede ser duro, y con mucha dificultad. Sin embargo, cuando sabemos cómo lograrlo y diseñamos las salida de la situación, todo comenzara a fluir y comenzaras a creer en los milagros y que además eres tu el hacedor.

Escribe pensamientos que te hieren, describe tu historia, esas que te enfurecen, que te dan rabia, resentimiento y tristeza. Seguramente señalaras con el dedo acusador a la gente que te ha herido, que son también las personas que están en tu entorno más inmediato, esas personas que despiertan tus celos o que no soportas a quién te ha decepcionado. Y cada historia es una variación de un tema, “Esto no debió haber pasado”, “la vida no es justa”. Cuando pones en un papel, la rabia. La decepción, comenzaras a comprender, y es cuando el milagro ocurre y comienza a ver de manera diferente y todo fluirá. Pero la decisión es tuya, elabora preguntes adecuadas y coloca el cristal adecuado a cada circunstancia.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio