El Pabellón: El plato de la unidad

PabellonCriollo

Por Raúl Tortoza / @tortozal

Cansado el arroz de las piedras lanzadas por las caraotas, decidió ponerle fin a los ataques vía Twitter, Instagram, anónimos y burlas directas a su lugar de trabajo, y convocó a una mesa gastronómica de la unidad. Allí se dieron cita el ají, rojo rojito, la cebolla, con su prepotencia que hace llorar a más de uno, el plátano, apostando siempre a su “virilidad”, el huevo, quien por cierto está cansado de formar parte del lenguaje y el coloquialismo del venezolano, la carne mechada, quien de tanto estiramiento ya luce un poco mayor y no tan jugosa y por último el pimentón, de quien las malas lenguas dicen que siempre está metido en cualquier guiso.

Mucho se habló en esta mesa gastronómica de la unidad y aunque los ingredientes no siempre combinaban muy bien, hicieron lo imposible por armonizar un plato. Se hablo de los vegetales denominados “dignos” e “indignos”, de aquellas papas que siempre tiran la concha y esconden las raíces, de la señora lechuga con su copete altamente radical y de aquellos como el ají picante que por lo general se cuela en los platos o en las salsas para provocar ese picor y causar cierto tipo de irritabilidad, lo triste es que, por lo general, siempre consigue a alguien que le muerda.

Horas y horas de reunión; casi parecido a una cadena alimenticia, sin embargo, el arroz logró su cometido y todos los ingredientes entendieron que por más radical que fuese la lechuga, el ají llegó para quedarse y si los comensales felicitaban al ají margariteño, la otra mitad quería el ají rojo rojito; que lamentablemente si el cocinero no picaba antes de tiempo las venas del pimentón este seguiría en cualquier guiso y que si las caraotas no la remojaban en agua toda la noche, siempre serían duras; de la carne colocarle la sazón y probar todos los ajíes para no llevarse sorpresas, del plátano cortarlo en su momento justo y del huevo preguntar antes para no quejarse después. Al final salió humo blanco, de gran olor; un plato combinado, todos los ingredientes se complementaron. Salió el pabellón.

Ingredientes:

  • Un kilo de caraotas negras
  • Un kilo de arroz
  • Un kilo de carne para mechar (preferiblemente falda)
  • Cebolla, ají dulce, pimentón, cilantro, ajo, sal, pimienta, hojas de laurel y comino
  • Plátanos
  • Huevos (opcional)
  • Aceite de maíz

Preparación:

Los granos colocarlos en remojo toda la noche; luego botar esa agua y llevar a hervor con: hojas de laurel, media cebolla blanca, ají dulce y cilantro. Una vez que los granos estén blanditos, en el vaso de la licuadora colocar el caldo con la cebolla, el cilantro, el ají dulce, el pimentón, el comino y licuar. Sazonar y agregar. Reservar. La carne se lleva a un hervor y se deja ablandar. Desmechar y ligar con pasta de tomate, ají dulce, cebolla, cilantro (todo picadito en cuadrito) agregar y sazonar. Los plátanos freírlos y el huevo pueden usarlo tipó poché o frito en una cucharada de aceite de oliva. Al final colocar todos los ingredientes de manera armónica y buen provecho.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio