Infografía: Registran 3.858 fallas eléctricas en los 5 primeros meses del año

Untitledfallaele8

Sin avisar, todo se apaga. Un vistazo por la ventana sirve para notar que también hay sombra en otras viviendas. Suiche arriba, suiche abajo, nada. En el grifo, nada. “¡Se fue la luz!”, grita una vecina. “De nuevo”, responde otra.

Esta escena ocurrida el pasado viernes en una vivienda de Quinta Crespo, en Caracas, se repite con frecuencia en todo el país. De hecho, cifras ofrecidas por el Comité de Afectados por los Apagones indican que entre enero y mayo de este año ocurrieron al menos 3.858 interrupciones en el servicio, de diferente intensidad.

En promedio, esto equivale a unas 25 fallas diarias en el suministro de energía eléctrica, según la data de esta organización.

En los últimos diez meses han sucedido cuatro apagones que dejaron sin luz a la capital venezolana, otrora taza de oro del sistema. Las fallas se dieron en septiembre y diciembre de 2013, y en marzo y junio 2014. Todas han tenido, pues, dos meses de intervalo entre sí y, de ellas, tres surgieron de incidentes con repercusión nacional.

La mirada en el cuidado

El Ministro de Energía Eléctrica Jesse Chacón ha reiterado que los problemas en el sistema eléctrico no estarían vinculados a temas de mantenimiento. En cambio, los asocia a factores externos como fuertes vientos destructores de torres o planes desestabilizadores empleados con intención política. Sin embargo, especialistas en el área, e incluso los propios trabajadores de Corpoelec tienen una opinión distinta.

El ingeniero Winston Cabas, director ejecutivo de la Comisión Eléctrica del Colegio de Ingenieros de Venezuela, declara:

“En los últimos años no se han instalado las líneas de transmisión adecuadas. En consecuencia, vemos cómo la misma que se cayó en diciembre y que decían haber reparado se volvió a caer ahora”.

El especialista asegura que el sistema eléctrico de Venezuela tiene una capacidad instalada de entre 25 y 30 mil megawatts pero que, en contraste, tiene una disponibilidad operativa de apenas 18 mil megawatts, “por el deterioro de las instalaciones y de las líneas de transmisión”. Según Cabas, la demanda actual de energía eléctrica en el país ronda los 17 y 19 mil megawatts. “El sistema está trabajando en el límite de su capacidad y no es estable”.

Una opinión similar la expresaron los trabajadores de Corpoelec durante las manifestaciones que han realizado esta semana. Reinaldo Díaz, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Distrito Capital y Miranda de esta empresa, señaló:

“El cableado y las plantas están muy deteriorados en todo el país y los empleados somos testigos de la falta de mantenimiento en nuestro trabajo diario. Por ejemplo, antes Caracas estaba en una especie de isla eléctrica, pero ahora, por el deterioro de las plantas generadoras y su poca capacidad para abastecer la demanda, se ha tenido que sumar al sistema nacional”.

Dinero sin frutos

El exdirector del sector eléctrico del extinto Ministerio de Energía y Minas, Víctor Poleo, quien ejerció el cargo entre 1999 y mediados de 2001, declaró: “El sistema está muy mal, y no es algo reciente, pero se ha agravado”. Indica que el Grupo Zuloaga, que integra a 25 ingenieros con experiencia en la industria eléctrica y jefatura en la antigua Electricidad de Caracas, ha llevado un registro aproximado del dinero que habría sido asignado por el Gobierno Nacional al sector eléctrico desde 1999 hasta finales de 2013.

Ubican la cifra en unos 70 mil millones de dólares. “A pesar de los montos, hoy vemos un sistema deteriorado, con tecnología rezagada y problemas de profesionalización, que ha causado 13 apagones generales desde 2008 (cuado ocurrió el primero)”, sentenció.

Poleo también reflexionó sobre las medidas que han sido tomadas por las autoridades nacionales para atender la situación eléctrica: “Se dijo que con la Habilitante lograrían soluciones y también han cambiado una y otra vez de ministros; incluso, Jesse Chacón prometió que solucionaría todo en 100 días, pero no ha funcionado, estamos hablando de un problema que costará mínimo cinco años de labores”.

Entre tanto, los efectos de la situación eléctrica se siguen evidenciando en las viviendas y lugares de trabajo de cada venezolano. Allí, la luz se va y vuelve en los bombillos como un pestañeo, cada vez de forma más frecuente y cotidiana.

A continuación se muestra una infografía interactiva sobre la cantidad de apagones ocurridos en cada estado del país, según datos del Comité de Afectados por los Apagones:

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído