Calamidad Nacional

ccs

Por Mitzy Capriles de Ledezma

Solamente a un régimen al que no le importa rendir cuentas, o que se siente que “anda por la libre” se retrasa en la publicación de cifras económicas por parte del Banco Central de Venezuela (BCV). Es de ley la obligación que tiene esta institución bancaria, tal como lo disponen preceptos legales constitucionales, que imponen suministrar información a la población. Para hacer valer los derechos de la ciudadanía, se interpuso un recurso por ante el Tribunal Supremo de Justicia, y ocurrió lo que se sospechaba, que éste ente se negaría ordenarle a la autoridad, la transmisión de las cifras.

Cierto es que la propia realidad es la que mantiene al tanto de lo que acontece en nuestro país a los consumidores cuando van y se confrontan en los anaqueles de los abastos o refrigeradores de carnicerías, donde conseguir arroz o pollo, “cuesta Dios y su ayuda”; primero, por los efectos de la escasez y segundo, cuando logra ponerle la mano a alguno de esos productos, tiene que agarrarse firme por el impacto de los altísimos precios.

Pero vayamos ahora al terreno de las violaciones a la libertad de expresión. La organización Espacio Público presenta unas cifras alarmantes al respecto: El primer semestre de 2015, sumaron un total de 147 violaciones a la libertad de expresión, lo que representa una disminución de 61% respeto al mismo periodo del año anterior. Esta disminución refleja la correlación entre altos niveles de conflictividad social y el aumento del número de violaciones a la libertad de expresión registrada en años anteriores. La intimidación se ubica como la violación más frecuente, con un total de 37 ocurrencias lo que representa un 25% del total, seguida por el hostigamiento verbal que alcanzó un 22,45%, y en tercer lugar la censura con un 19%. La situación es tan delicada que hasta la propia Iglesia venezolana ha puesto el grito en el cielo por boca del Monseñor Lückert.

Por otra parte, la verdad es que siguen, lamentablemente, bajando los precios del petróleo, mientras suben los precios de todo, todito. La escasez estremece hasta los propios hospitales, así vimos como la semana pasada en el “J. M. de los Ríos” no había cómo atender a los niños que padecen de cáncer. No era posible que recibieran quimioterapia.

Mientras todo esto acontece, el presidente Maduro denunció este lunes la presunta intervención de los EE.UU a través de un plan para “desestabilizar gobiernos progresistas” denominado “Plan Buitre”. Lo cierto es que en medio de esta calamidad, Cuba y Estados Unidos se estrechan amistosamente las manos.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio