Barquisimeto pide a gritos el agua de Yacambú

Crédito de imágenes: Corbis
cisterna

Por Juan José Peralta

Hace más de cuarenta años se decidió la construcción del Sistema Hidráulico Yacambú Quíbor, para llevar suficiente agua potable a Barquisimeto y sus pueblos aledaños y para riego de unas 30 mil hectáreas del valle de Quíbor para la producción de alimentos, no sólo para consumo local sino para el país e incluso para la exportación.

El proyecto fue entregad, para su promoción y desarrollo a la Corporación de Desarrollo de la Región Centro Occidental y en febrero de 1973, al ingeniero José María Ochoa Pile –quien lo definió como obra fundamental de ingeniería– quien hizo una presentación a los representantes de diversos sectores de la región y les explicó el objetivo principal de aprovechar la alta pluviosidad de la zona y las aguas del río Yacambú, y llevar el llamado líquido vital para consumo urbano e industrial y riego a los municipios Jiménez e Iribarren del estado Lara.

Ochoa explicó la importancia del aprovechamiento del río Yacambú, perteneciente a la cuenca del río Orinoco y ubicado al sur de la sierra de Portuguesa, en una zona de muy altas precipitaciones (más de 2.000 milímetros al año) y trasladar por trasvase las aguas almacenadas hacia el norte de la sierra en la depresión central del estado Lara, donde las precipitaciones son cinco veces menores y parte de la cuenca del mar Caribe.

A comienzos de la década de los 60, en algunos informes preliminares, Ochoa Pile planteó la posibilidad de traer el agua de Yacambú y argumentaba entonces que el área metropolitana de Barquisimeto había registrado un crecimiento poblacional a tasa interanual cercana a 4% en aquellos últimos 20 años y ello traería un alto requerimientos de agua con fines industriales y de servicios para una población en expansión y en el valle de Quíbor más de 25 mil hectáreas de suelos regables de tradición agrícola pedían riego para cultivos de alto valor económico como cebolla, tomate, pimentón y más reciente uva y otros frutales como naranja, aguacate, mango, lechosa, parchita, entre otros, cuya producción ahora necesitamos para nuestro abastecimiento.

Por más de 40 años, los distintos Gobiernos no han sido consecuentes con este proyecto y Barquisimeto sufrirá sed si no se concluye.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio