Noticias por: Raúl Tortoza

No hace falta ser brujo ni oráculo ni vidente para saber que nos depara el destino en esta nación tropical; de playas, arenas blancas, miss universos, el dedito moviendo el Whisky y las vestimentas de Osmel Sousa, quién por cierto pasó de ser un hacedor de mises o uno de risas. Sí, sé que me dirán pesimista; es mi realidad, porque para muchos es muy fácil decir “yo me quedo en Venezuela porque soy optimista”, cuando en sus abultadas cuentas bancarias, no peco de envidioso, los billetes con la cara de George Washington sustituyen a los pajaritos de nuestros devaluados de a cien…

Aunque en estos momentos “el verde nace donde quiera” es completamente falso; por cuanto es el color que mejor se puede traducir en estos tiempos de crisis. Porque si prestamos atención a esa frase “quiero unos fajos verdes” “me gusta el color verde” o “quiero unos verdes americanos”, lo amarillo definitivamente no luce; así digan lo contrario

Que tonto fui al creer que eras mi otra costilla; pensé que en esos vaivenes del amor, mi otro pedazo eras tú. Inventé una historia de amor. Fui estúpido al pensar que cuando llegara a la mitad del camino tú al igual que Dorothy, la del mago de Oz, con solo tocar los tacones de tus desgastados zapatos, me llevarías al verdadero paraíso ¡Que iluso!

No se lo lleva la corriente sino el día a día. Cuántas veces hemos escuchado la expresión: “no me sigo calando este calamar” y es que el calamar por años ha sufrido el desprecio de aquellos cocineros que prefieren utilizar camarones, mejillones y hasta las cuestionadas pepitonas que este noble producto que viene directo del mar y aunque muchos lo conocen solamente como “el rebosado”, disfrutar de este molusco en sus variadas presentaciones puede acercarte un poco más a lo que se traduce como el buen comer

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio