Alumnos de Tailandia van al colegio escoltados

Crédito de imágenes: EFE//
Escoltas-Tailandia

Los alumnos del conflictivo sur de Tailandia empezaron esta semana clases escoltados por soldados o paramilitares armados con fusiles M16 o escopetas, ante la amenaza de la guerrilla musulmana.

Colegios y profesores se encuentran en el punto de mira de los insurgentes musulmanes, que consideran el sistema educativo como la avanzadilla de las políticas de asimilación cultural en el extremo meridional del país.

Clases improvisadas bajo carpas de plástico y escombros calcinados removidos por palas mecánicas es el panorama del inicio escolar en seis colegios incendiados por supuestos rebeldes en Pattani, una de las tres provincias de mayoría musulmana junto con Yala y Narathiwat.

“Ocurrió el pasado 12 de octubre, cuando no había clases. Yo no estaba aquí, pero me llamaron y cuando llegué el fuego había consumido ya el edificio con tres clases, la sala de los profesores y la biblioteca”, relata a Efe Fathila Thalanurak, de 55 años.

Fathila, tailandesa musulmana y de etnia malaya, es profesora en la escuela Ban Paku en el distrito de Thung Yang Daeng, donde los rebeldes quemaron otros cuatro centros, además de otro en el distrito de Mayo, todos en Pattani.

Los rebeldes nunca reivindican los ataques en el sur de Tailandia, aunque los locales y las autoridades no tienen dudas sobre su autoría en la mayoría de las ocasiones.

“No entiendo por qué lo hacen. Es un problema entre ellos y el Gobierno, nosotros no tenemos nada que ver”, relata la profesora, junto al solar donde la excavadora retira aún escombros de la biblioteca destruida por el fuego.

Los niños, acostumbrados a los ataques y atentados de los insurgentes, juegan entre los pupitres instalados bajo carpas con entusiasmo infantil, aunque se quejan de que hace demasiado calor al intemperie en este clima tropical.

Cerca de 6.000 personas han muerto desde que el movimiento separatista islámico recrudeció la lucha armada en 2004 en el sur de Tailandia, que se encuentra desde entonces bajo la ley marcial y el estado de excepción.

La mayoría de los muertos son militares y policías, aunque también civiles budistas o musulmanes y decenas de profesores tiroteados en ataques regulares pese a las más de 40.000 soldados desplegados.

Los insurgentes, formados por grupos como la Organización para la Liberación de una Pattani Unida (PULO) o el Frente Nacional Revolucionario (BRN), reclaman mayor autonomía o la independencia y reivindican el reconocimiento oficial de su cultura y la lengua mayoritaria en la región, un dialecto malayo.

Las tres provincias sureñas forman parte del antiguo reino de Patani, un estado tributario anexionado hace un siglo por Tailandia.

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído