5 errores típicos de mercadeo al emprender

shutterstock_28825013

“Nuevamente, la clave fundamental para el emprendedor es mirar en términos de mediano y largo plazo, afinando su pensamiento estratégico y aprendiendo a vender más allá de la idea, para sentar las bases de un negocio competitivo y sostenible.”

Un camino en compañía

Emprender es un territorio lleno de sorpresas, retos, playas, picos, arenas movedizas, tierra fértil, zonas pobladas y amplios desiertos. Un paisaje variopinto y cambiante según vamos avanzando en nuestro proyecto. Cada paisaje viene con sus alertas y sus luces verdes. El inicio viene repleto de empuje, aventura, energía, riesgos. Luego vienen tiempos de escalar, largas caminatas, un poco de cansancio.

Más adelante a veces un oasis, a veces un árido terraplén, quizá desorientación, susto. Si perseveramos en nuestro andar, nuevamente se ve la meta con claridad, algunos encuentros con exploradores experimentados que conocen mejor el terreno y nos apoyan a trazar la ruta, recargar energía, y seguir… y así. Avanzar.

Una cosa es siempre constante en el camino del emprendedor: por más que a ratos nos sintamos solos en nuestro sueño, éste es un camino en el cual la gente es clave. Siempre dependeremos de, y dependerán de nosotros, nuestros socios, financistas, operadores, asesores, proveedores… y en especial: nuestros clientes.

Clientes que son el combustible de la máquina emprendedora. Unos compañeros de camino que debemos considerar a cada paso avanzado, en cada nuevo escenario, a quienes debemos conocer, atender, chequear que siguen con nosotros y no se nos pierden en ninguno de los recovecos de la ruta.

Clientes que queremos, necesitamos y debemos procurar que avancen con nosotros, enseñándonos y apoyándonos.

Cuidando al cliente en el camino: 5 escollos a evitar

Es fundamental que el emprendedor no pierda esto de vista, el cliente es su principal compañero en el camino al éxito. Por ello, debe cuidarlo y evitar errores comunes al atenderlo que provienen básicamente de no planificar el marketing o mercadeo como una de las actividades principales del negocio. Esto conlleva peligros varios como:

No definir o mal estimar el “nicho” de mercado en el cual encaja el emprendimiento. Es necesario establecer con precisión ‘a quién’ puede interesar lo que hago y/o produzco, y luego determinar con la mayor precisión posible el tamaño y accesibilidad de ese grupo potencial de personas que comprarán su producto para evitar proyecciones de ventas equivocadas.

Subestimar la importancia de tener los conocimientos básicos para hacer marketing es un error común en los emprendedor, quien al ignorar las leyes, técnicas y estrategias de un mundo complejo como el mercadeo, sobreestiman su intuición y equivocan la forma de llegar a su cliente.

No considerar o ignorar la competencia que es una fuente invaluable de información sobre el negocio, el mercado y el entorno en que se desarrolla el emprendimiento, y debe ser estudiada e incorporada a los planes.

Ignorar la importancia de medir el impacto y alcance de las acciones de mercadeo emprendidas, lo cual es fundamental para poder evaluar cuáles han sido realmente efectivas y cuáles no ahorrando tiempo y dinero.

Quizá la génesis de todos los errores, no tener claros los objetivos y estrategias que se pretende implantar para administrar el mercado al que se quiere conquistar. La falta de claridad incide en desgaste por esfuerzos mal direccionados, desperdicio de tiempo y recursos y frustración.

Estos son apenas 5, hay más. Nuevamente, la clave fundamental para el emprendedor es mirar en términos de mediano y largo plazo, afinando su pensamiento estratégico y aprendiendo a vender más allá de la idea, para sentar las bases de un negocio competitivo y sostenible.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio