Un día internacional del libro, con poco para celebrar en Venezuela

La celebración internacional del día del libro y el derecho de autor, 23 de abril, se estableció en 1995 y fue una propuesta de la Unión Internacional de Editores, aprobada por la Unesco. Dos temas importantes se celebran, la industria del libro y la importancia de la lectura.

Esta fecha fue escogida porque  se supone que Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega, todos célebres escritores murieron en la misma fecha en 1616. Sin embargo, esto no es exacto. En el caso de Shakespeare, la fecha de su muerte corresponde al calendario juliano; mientras que en el caso de Cervantes, en realidad falleció el 22 de abril y su entierro fue al día siguiente.

Este año sin festival de lectura en la plaza Altamira, donde los distribuidores privados suelen exhibir sus fondos, no habrá mayores celebraciones, seguirá  El Banco del Libro en su titánico esfuerzo de premiar y visibilizar los mejores libros y una que otra librería tendrá algún foro y ofertas especiales.

Datos estadísticos que poco tienen para celebrar

Según El Libro en Cifras, boletín estadístico del libro en Iberoamérica de  Diciembre 2013, realizado por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, Celalc-Unesco, los datos sobre  Venezuela   reflejan que nuestra producción  editorial según el  ISBN fue en el 2012 de  1.686 títulos y en el 2013 de 1.545, representamos apenas el 2% de ese panorama editorial, estas cifras no coinciden con lo pregonado por el gobierno.

“Estamos hablando de más de 80 millones de ejemplares de libros certificados, así como igualmente pasamos de 3.000 el número de títulos … esas cifras constituyen un récord editorial, por cuanto estos números jamás se habían alcanzado en otro período venezolano”. En la página web del Cenal, Centro Nacional del Libro, en  los datos estadísticos del ISBN se lee, en 2012, 3.637 títulos  y, si es cierto el dato de que más de 3.000 son publicaciones del Estado, las editoriales independientes han menguado su producción.

Como escribió Koichiro Matsuura, director General de la Unesco, en el Boletín de la Unesco: “La sola producción y adquisición de libros no basta. Por ello, nuestra profunda convicción es que cuanto mayor sea el número de individuos de cada pueblo que tengan acceso a la lectura, mayor será la posibilidad de expresarse, de acceder al pensamiento de los otros y a la pluralidad de culturas. Las condiciones de la tolerancia, de la comprensión recíproca y de la paz serán así reunidas en el espíritu de los seres.”

Y más fieramente Federico García Lorca en su discurso, Medio pan y un libro: “Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano, porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.”

Para una defensa de los libros, a través de una lista incierta y desordenada de títulos donde los protagonistas son, el libro, las librerías y los lectores… libros sobre libros:

Así en la vida como en los libros, Sael Ibáñez

El nacimiento del lector y otros ensayos, Víctor Bravo

Esto no es un libro, Eliseo Verón

Una historia de la lectura, de Alberto Manguel

Los primeros libros de la humanidad, de Fernando Báez.

Los amores de un bibliómano, de Eugene Field

Libros malditos, malditos libros, de Juan Carlos Díez Jayo

Los libros y la libertad, de Emilio Lledó

El devorador de libros, de Rebecca Makkai,

La noche en que Frankenstein leyó el Quijote. La vida secreta de los libros, de Santiago Posteguillo.

Tocar los libros, de Jesús Marchamalo, con prólogo de Luis Mateo Díez.

El club de lectura del final de tu vida, de Will Schwalbe

El Quijote, de Miguel de Cervantes

El lector de Julio Verne, de Almudena Grandes

Fahrenheit 451, de Ray Bradbury

El lector, de Bernhard Schlink

El devorador de libros, de Rebecca Makkai

Un viejo que leía novelas de amor, de Luis Sepúlveda

Los libros en mi vida, Henry Valentine Miller

Ex libris: confesiones de una lectora , Anne Fadiman

Librerías, Jorge Carrión.

La librería encantada, Christopher Morley

La librería de las nuevas oportunidades, Anjali Banerjee

La librería, Penélope Fitzgerald

Y entonces sucedió algo maravilloso, Sonia Laredo

El Sr. Penumbra y su librería 24 horas abierta, Robin Sloan

La librería ambulante, Christopher Morley

La buena novela, Laurence Cossé

La vida cuando era nuestra , de Marian Izaguirre

Memorias de un librero pornógrafo, Armand Coppens

El ladrón que leía a Spinoza, Lawrence Block.

1Q84 de Haruki Murakami

El novelista ingenuo y el sentimental de Orhan Pamuk

El escritor de anuncios, de Miguel Ángel Furones

París no se acaba nunca, de Enrique Vila-Matas

El nombre de la rosa de Umberto Eco

El aleph, de Jorge Luis Borges

Inferno, de Dan Brown

La ladrona de libros, de Markus Zusak

La bibliotecaria de Auschwitz, de Antonio G. Iturbe

El Club Dumas de Arturo Pérez-Reverte

El aire que respiras, de Care Santos

La sombra del viento, El prisionero del cielo y El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón

El laberinto de los libros secretos, de Paolo Di Reda y Flavia Ermetes

El libro secreto de Dante, de Francesco Fioretti

El taller de los libros prohibidos, de Eduardo Roca

La Ciudad de los libros soñadores, de Walter Moers

La encuadernadora de libros prohibidos, Belinda Starling

El libro de las fragancias perdidas, de M. J. Rose

El cuento número trece, de Dianne Setterfield

El manuscrito de Avicena, de Ezequiel Teodoro

“Harry Potter y El señor de los anillos no son películas, son libros ilustrados” Peter Greenaway

El amigo Robert A. Gómez. @Cinemathon  Autor columna 35mm en El Universal y el blog Cinemathon nos da pistas de algunos film sobre libros

Los libros de Prospero y The Pillow Book,  de Peter Greenaway; El Señor de las Palabras, Paperman; The fantastic flying books of Mr. Morris lessmore, the books of secret ,The reader, Books (serie), El libro de Eli, El libro negro, La novena puerta, Evil Dead  y Fahrenheit 451 dirigida por François Truffaut

Nada mejor que terminar estas listas con una cita del discurso de Mario Vargas Llosa, ofrecido en la feria del libro de Buenos Aires y, que bien se adapta a la realidad Venezolana:

“Vez que se ha apoderado de un gobierno un fanático religioso, ideológico o un caudillo megalómano que se cree dueño de la verdad absoluta, los libros se han visto sometidos a purgas, recortes y vejaciones para tratar de evitar que lo que ellos encarnan mejor que nadie -la diversidad humana, la variedad de ideas, creencias, puntos de vista, costumbres y tradiciones- se divulgue y contradiga la visión dogmática, excluyente y autoritaria entronizada.

Nazis, fascistas, comunistas, caudillos militares o civiles enceguecidos por los espejismos de las verdades absolutas han tratado a lo largo de toda la historia y en todas las geografías del planeta de domesticar y embridar el espíritu creativo, insumiso y crítico -que ha sido siempre el motor del cambio-, pero, por fortuna, siempre han fracasado. Dejando, eso sí, en el camino una miríada de víctimas – torturados, encarcelados y asesinados- que, pese a la represión y a las persecuciones, mantuvieron siempre viva aquella llama de libertad que anida, como un alma secreta, en el corazón de los libros”.

Fuente imagen: Archivo

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio