Rivalidad y peleas entre los hermanos: ¿Cómo manejarlas?

hermanos

Por Viqui Durán / @viquiduran

Cuando en una familia hay varios hermanos, o cuando llega un nuevo hermanito, suele pasar que aparezca o se incrementen las peleas entre ellos, las cuales son naturales y hasta necesarias para fortalecer su individualidad y autoestima, aprender a resolver conflictos, a aceptar las diferencias entre las personas y a entender que en el proceso de crecimiento hay situaciones de las que nos tenemos que hacer cargo y que depende mucho de nuestras emociones y actitud el resultado de las mismas.

Existen 3 razones principales por las cuales los hermanos se pelean:

Posición: Muchos pelean por el lugar que quieren o necesitan ocupar en la familia.

Atención: Otros pelean por ser vistos por sus padres.

Posesión: También pueden pelear por sus pertenencias, amigos, o por el favoritismo de los padres.

Sin embargo, en muchos casos, los hermanos llegan a pelear por obtener una mezcla de los tres puntos anteriores, por lo que es pertinente detectarlo para poder satisfacer lo que cada uno está necesitando de fondo.

Para poder entender lo que pasa con los hermanos que pelean, te invito a que te hagas esta pregunta: ¿Cómo te sientes tú cuando alguien te quita tu lugar?. Para un niño pequeño, el sentirse desplazado por otro es muy duro, y debido a que está en contacto con sus emociones y necesidades, tomará acción inmediatamente.

Nuestra tarea como padres más importante en este sentido es: cuidar que cada niño tenga y se le reconozca el lugar especial que le corresponde en la familia. Cuando le decimos, no te puedes molestar, no debes sentir celos, tienes que andar siempre contento y compartir con tu hermano, sin querer le estamos diciendo: no tienes derecho a sentir, decidir, pensar y resolver. Por lo tanto, yo decido lo que vas a sentir, pensar y decidir.

Pero no te preocupes, todos los padres tenemos la fantasía de que no existan rivalidades entre los hermanos y por eso queremos decidir por ellos el cómo resolver esta situación. Por lo tanto, te dejo aquí te dejo estos tips para manejar esta realidad de una mejor forma:

1.- Reflexiona. ¿De qué manera participas en que se acentúe la rivalidad? Acciones que acentúan: comparar, favoritismo, abandono, violencia física o verbal, engancharte con uno (¿qué espejo es de tu historia?).

2.- Tiempo para cada uno. Cada hijo necesita atención individual. Leer juntos, tomar un paseo, o ir a un mandado son maneras simples de compartir el tiempo con sus hijos.
3.- Conexión y amor. Como regla general: Mientras más lleno de amor y reconocimiento se sienta el hermano mayor, menos necesitará quitarle al menor. Mientras menos violencia física o verbal reciba el mayor, menos necesitará descargarla con el menor.

4.- Individualidad. Apoya a tus hijos a que pasen algo de tiempo solos. No intentes que hagan todo juntos. Recuerda que cada uno puede tener preferencias en cuanto a deportes o actividades. Dale a cada uno su espacio.

5.- Intervención. Da espacio para que resuelvan sus diferencias, siempre y cuando no lleguen a gritos o golpes. Reconóceles cuando la pasan bien, y también cuando resuelven positivamente sus diferencias entre ellos. Cuando no puedan solos, intervén sin juzgar (calificar de “bueno” y “malo”).
6.- Busca información de cómo resolver conflictos entre niños, cómo aprender a comunicarse y cómo ser asertivos, y dales esas herramientas para que las apliquen. Ayúdales a entenderse mutuamente y a encontrar una solución que atiende las necesidades de ambos.
Recuerda: no importa qué tan bien se comporten los hermanos, ocasionalmente se pelearán o discutirán entre ellos.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio