Rápidos y furiosos 7: la despedida que Paul merecía

rapido-y-furiosos2

Por Luis Bond / @luisbond009

Duélale a quien le duela y a pesar de sus detractores, la franquicia de Rápido y furioso ha sido una de las mejores que ha tenido el género de acción. Las primeras dos películas fueron divertidas, la tercera fue un desastre que parecía ponerle punto y final a cualquier intento de secuela. Gracias a este error, la serie tuvo que reinventarse a sí misma y renacer de las cenizas como el fénix para así limpiar su nombre.

El resultado fueron 3 largometrajes tan buenos que terminaron de ganarse como adeptos a aquellos que despreciaban los primeros capítulos de la serie. Con un final épico en su predecesora -y siguiendo adelante en la cronología de la historia-, llega Rápido y furiosos 7 (Furious 7) la película más esperada de toda la saga.

Una entrega que cierra con broche de oro este ciclo que comenzaron Toretto y Brian (una de las duplas que más recordaremos con cariño en la historia del cine) y que será la despedida en la gran pantalla de Paul Walker. Una responsabilidad enorme a nivel narrativo y sentimental y que James Wan supo llevar a buen puerto: Rápidos y furiosos 7 es, sin lugar a dudas, la mejor de todas (aunque el guión de la 5 tiene un tumbao especial).

rapido-y-furiosos1

La historia comienza presentándonos a Deckard Shaw (Jason Statham), un tipo violento y rudo que desea vengarse de Toretto y compañía por el daño que le hicieron a su hermano Owen Shaw (Luke Evans, el antagonista de la sexta entrega). En pocos minutos -y sin hablar mucho- Shaw demuestra todo lo que es capaz de hacer, mete miedo y deja claro que es el villano más grande que ha tenido la franquicia.

En paralelo, nos encontramos con Dominic Toretto (Vin Diesel) y Letty (Michelle Rodríguez) intentando reconstruir su relación luego de la pérdida de memoria de su esposa; a Brian O´ Conner (Paul Walker) aburrido de la vida familiar junto a su esposa Mía (Jordana Bewster) y su pequeño hijo; y a Hobbs (Dwayne Johnson) frustrado en su trabajo de policía de escritorio. La rutina de nuestros protagonistas se verá interrumpida cuando Shaw decida pasarle factura a todo el equipo de Toretto, asesinando a Hank y atentando contra Hobbs, Toretto y Brian. Indefensos frente a la violencia de este nuevo enemigo, Toretto es contactado por un misterioso agente del gobierno (Kurt Russell) quien le asigna a él y a su equipo una misión imposible, un último trabajo lleno de riesgos y acción por el que recibirán como pago un artefacto que les permitirá capturar a Shaw antes que este siga cobrando vidas.

Lo primero que llama poderosamente la atención de Rápidos y furiosos 7 es el cambio de director. Justin Lin, el responsable de las últimas 4 entregas, le cedió la batuta a James Wan (Saw, El conjuro, Insidious), un monstruo trabajando el suspenso, pero que se estrena en la acción con esta película (y con una responsabilidad enorme). Contrario a lo que podría pensarse, el director le sigue el trote a su predecesor y sube la barra en cada secuencia de acción sin ningún tipo de miedo. Una decisión narrativa que sorprende gratamente y que combina con toda la estética de la franquicia.

rapido-y-furiosos3

Wan sabe que después del escape de la 4, la bóveda de la 5 y el tanque de 6, esta séptima entrega tenía que llevar las cosas mucho más allá… y lo logró. Cada secuencia de acción te mantiene al borde del asiento, los niveles de destrucción rayan en lo absurdo, pero todo está tan bien orquestado (entre dirección, sonido y montaje) que es imposible parpadear o poner en tela de juicio la verosimilitud de lo que sucede (dentro de las reglas del género, claro está). Por otro lado, las peleas en la película están tan cuidadas como las persecuciones entre autos, haciendo que cada lucha sea un rush de adrenalina para el espectador. Disfrutarla en 4DX es una parada obligada por todo esto.

Como siempre, Vin Diesel, Paul Walker, Michelle Rodríguez, Ludacris, Tyrese Gibson y Dwayne Johnson se roban el show con su carisma y la dinámica del grupo que tienen. Se nota cómo las películas los hicieron una familia de verdad, destilando química en todo momento. La presencia de Kurt Russell y Djimon Hounsou pasa por debajo de la mesa por su poca presencia en pantalla. Sin embargo, sus personajes se lucen cuando les toca tomar las armas. Nathalie Emmanuel se suma al cast trayendo frescura y aunque su personaje tampoco se desarrolla mucho en pantalla cuadra con el resto del equipo a la perfección (razón para pensar que la veremos en la siguientes entregas).

Rápidos y furiosos 7 es la despedida que Paul Walker merecía y el fin de una etapa para una franquicia que logró algo que parecía imposible: hacer que cada entrega fuese mejor que la otra. Como escribí una vez -a propósito de la sexta entrega-, parece mentira que lo que no lograron George Clooney y estrellas de primera con La gran estafa lo consiguieron los chicos malos de Rápido y furioso.

Lo que comenzó como una película dominguera de carreras ilegales se transformó en un viaje que nos acompañó por 14 años (sí, la primera fue en 2001) y sobrevivió con la cabeza bien alta a pesar de su único error (Reto Tokio). En las secuelas venideras (planean culminar en la 10), la franquicia tendrá que reinventarse al dejar atrás a uno de los corazones de la saga: Paul Walker. Esperemos que las nuevas películas no expriman demasiado el molinillo del dinero y sigan creando historias de calidad y acción de la buena.

rapido-y-furiosos4

Como muchos esperábamos, Rápidos y furiosos 7 se enmarca como la mejor de todas las películas de la saga, un hito dentro del género de la acción moderna y el mejor homenaje de despedida que podía recibir Paul Walker. Se termina la proyección y tienes el corazón arrugado, algo que muy pocas películas de acción han podido lograr. Donde quiera que esté, Paul Walker estará contento de este último viaje.

Lo mejor: Las escenas de acción, tanto las peleas como las persecuciones son alucinantes. Jason Statham es el mejor antagonista de toda la franquicia. La última media hora está de infarto. Su resolución llena de nostalgia por la partida de Paul Walker.

Lo malo: La ausencia de varios personajes secundarios muy queridos en la franquicia. Tanto Kurt Russell y Djimon Hounsou están geniales, pero vemos muy poco de ellos en acción. El guión a veces abusa de la casualidad. Cierra tan perfecta que da terror pensar en que harán una 8.

A continuación vea el trailer:

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio