Ramírez defendió ante NYT posición de Venezuela en frontera

Crédito de imágenes: Archivo
RAMIREZ11

El embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Rafael Ramírez, ofreció una entrevista al diario The New York Times en el que defendió la posición del gobierno nacional sobre la frontera colombo-venezolana.

El pasado 19 de agosto, el presidente Nicolás Maduro ordenó el cierre fronterizo entre Táchira y el Norte de Santander, que este 7 de septiembre extendió hasta el paso de Paraguachón en Zulia. Desde ese entonces más de mil colombianos han sido deportados y alrededor de 15 mil han abandonado voluntariamente el país, lo que ha creado una crisis diplomática entre Venezuela y el vecino país.

A continuación, el artículo publicado por el diario New York Times (traducido al español):

THE NEW YORK TIMES

El Embajador de Venezuela ante la ONU defiende las medidas enérgicas impuestas en la frontera con Colombia

Escrito por RICK GLADSTONE y WILLIAM NEUMAN.
8 de septiembre de 2015

El Embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas ofreció el martes, un discurso enérgico en defensa del cierre de la frontera de su país con Colombia, alegando que el tráfico ilícito de combustible, alimentos y otros productos por parte de contrabandistas colombianos, abarca el 35 % de toda la producción económica de Venezuela.

El Embajador Rafael Ramírez, quien también fue canciller, ministro de energía y presidente de la empresa petrolera estatal, declaró que dicha medida se tomó en respuesta a lo que él mismo denomina como acciones cada vez más descaradas por parte de contrabandistas colombianos y otros infractores, y también con el consentimiento del Gobierno de Colombia.

Afirmó que los contrabandistas han estado enviando todos los días a través de la frontera 100.000 barriles de gasolina y combustible diesel venezolano adquiridos a precios bajos, y vendiéndolos con enormes beneficios.

En una entrevista en la Misión de Venezuela ante las Naciones Unidas, el Sr. Ramírez declaró que los contrabandistas, a los cuales describió como “peores que la Mafia”, también se han estado beneficiando de las ventas ilegales de productos agrícolas, harina y otros tipos de productos, los cuales son vendidos en Venezuela a precios bajos regulados por el Gobierno y que pueden llegar a venderse a precios mucho más altos en Colombia.

“Trafican el 35% de nuestra producción nacional, lo cual ha causado una gran pérdida para nuestra economía”, dijo Ramírez, explicitando su aseveración a través de fotografías en su computadora, de lo que describe como acaparamiento y contrabando, incluyendo camiones y lanchas repletas de barriles de combustible.

Ramírez también rechazó las acusaciones de una supuesta depuración anti colombiana y supuestos abusos a los derechos humanos por parte de Venezuela. Señalo que su país ha recibido inmigrantes y refugiados colombianos desde hace mucho tiempo debido al legado que en Colombia ha dejado la guerrilla, la violencia paramilitar, el caos y la inseguridad económica.

“Es importante saber que Venezuela ha recibido más de cinco millones y medio de colombianos”, afirmó Ramírez.

El embajador se pronunció luego que el Presidente Maduro procediera a extender la medida fronteriza al cerrar uno de los principales puntos fronterizos con Colombia cerca de Maracaibo, la segunda ciudad más grande de Venezuela, al extremo noroeste del país.

Maduro también declaró estado de excepción en varias partes de dicha área, lo cual le concede poderes adicionales a las autoridades policiales y militares y restringe ciertas libertades civiles, tales como el derecho a la protesta o a las reuniones públicas.

Venezuela ha deportado más de 1000 colombianos como parte de las medidas que empezaron a tomarse en la frontera a partir del 19 de agosto. Muchos otros colombianos que vivían en el lado venezolano de la frontera han regresado a Colombia por temor a ser perseguidos.

Aunque Maduro y otros funcionarios venezolanos han acusado a paramilitares y criminales por los actos de contrabando, muchos economistas alegan que el contrabando es el resultado a largo plazo de las políticas gubernamentales que han mantenido los precios bajos de la gasolina y de alimentos básicos, incitando a los contrabandistas a venderlos por mucho más dinero al otro lado de la frontera. El valor del Bolívar, la moneda venezolana, que se encuentra en picada, ha seguido fomentando el comercio ilícito, ya que hace que los productos venezolanos, en comparación, sean mucho más baratos.

Ramírez estaba respondiendo a lo que el Gobierno venezolano ha descrito como una cobertura noticiosa de un solo lado sobre las medidas enérgicas venezolanas, las cuales fueron dictadas Maduro después de que tres soldados venezolanos habrían sido heridos mediante disparos en una ciudad fronteriza por lo que él señaló como paramilitares colombianos comprometidos en la desestabilización de Venezuela.

Representantes venezolanos han dicho que algunas noticias que reseñan la respuesta del Gobierno carecen de equilibrio y, que algunos editoriales, incluyendo el del New York Times, han descrito injustamente que Maduro ha creado una crisis para desviar la atención a los problemas económicos del país y su propia pérdida de popularidad.

Ramírez calificó el contrabando a lo largo de la frontera, la cual se extiende por más de 2.200 Km, como un asunto que se ha estado “desarrollando por muchos años”.

En primer lugar, Maduro cerró una sección de la frontera en el estado Táchira, cerrando dos puentes importantes y deportando más de 1.000 migrantes colombianos.

También amenazó con demoler las casas en un barrio fronterizo que él calificó como un hogar para los paramilitares y contrabandistas.

Maduro anunció la ampliación del cierre de la frontera el pasado lunes por la noche, durante una aparición en televisión.

Las medidas enérgicas han tensado las relaciones entre Venezuela y Colombia y provocado un intercambio de declaraciones inamistosas entre Maduro y el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien ha acusado a Venezuela de maltratar colombianos.

Un residente en el norte de la frontera, contactado por teléfono el martes, dijo que aviones militares habían estado sobrevolando el área desde el lunes y que los soldados habían establecido alcabalas en las carreteras, evitando que los camiones se acerquen a la frontera y permitiendo únicamente el tránsito de vehículos pequeños.

La frontera norte, en ambos lados, es el hogar del grupo indígena Wayuu. Los Wayuu acostumbran a moverse libremente a través de la frontera, a menudo diciendo que ellos no reconocen la distinción entre ambos países.

Muchos Wayuu han dependido durante mucho tiempo del contrabando para ganarse la vida. Ellos han tenido enfrentamientos periódicos con las autoridades que reprimen el contrabando, señalando frecuentemente la participación de funcionarios militares y civiles en las mismas actividades, mientras que éstos acusan al grupo indígena.

Fuente: MPPRE

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído