Partido de Morales afronta debacle electoral en las ciudades clave bolivianas

Crédito de imágenes: EFE
elecciones-bolivia

El partido del presidente de Bolivia, Evo Morales, sufrió un fuerte varapalo en las elecciones municipales al perder en seis de las principales ciudades de Bolivia, entre ellas El Alto, de mayoría aimara y considerado un bastión del oficialismo.

El Movimiento al Socialismo (MAS) perdió las alcaldías de Cochabamba, Oruro y El Alto, y no logró conquistar las de La Paz y Santa Cruz, donde el partido de Morales nunca ha gobernado, mientras que ganó las ciudades de Cobija y Potosí, según los sondeos a pie de urna y por recuento rápido difundidos por medios locales.

Según esas encuestas, en Sucre, capital constitucional y sede judicial de Bolivia, el MAS habría empatado con otra fuerza opositora y en Trinidad ganaría, aunque con un estrecho margen.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, atribuyó en rueda de prensa estos resultados a la “debilidad” de los liderazgos locales de su partido, en comparación con los resultados de los comicios presidenciales de octubre pasado, cuando Evo Morales venció con más del 60% de los votos y logró un tercer mandato hasta el 2020.

Una de las pérdidas más relevantes para el MAS es la de la ciudad de El Alto, donde la candidata opositora Soledad Chapetón, de Unidad Nacional, venció con más de 55% de los apoyos, frente al oficialista Edgar Patana, que aspiraba a la reelección pero no llegó al 30 % de los votos.

También destaca la victoria de la oposición en Cochabamba, donde el opositor José María Leyes, arrebató la Alcaldía al MAS al lograr más del 54%, muy por encima del casi 36% que consiguió el oficialista Lucio Gonzales.

Cochabamba está considerada el feudo del presidente Morales, ya que fue en este departamento donde en los años 90 despegó su carrera sindical y política como líder cocalero.

En La Paz, tal y como habían adelantado las encuestas difundidas en las últimas semanas, arrasó y logró la reelección con casi el 61% de apoyos el opositor Luis Revilla, que concurrió a estos comicios con el partido de nuevo cuño Soberanía y Libertad (Sol.Bo).

Tampoco logró el oficialismo conquistar la ciudad de Santa Cruz, la más poblada de Bolivia, donde el opositor Percy Fernández, del partido Santa Cruz para Todos, fue reelegido alcalde con el 43,1% de los votos frente al 20,5% del candidato del MAS, Reymi Ferreira.

Jornada electoral en calma

Más de seis millones de ciudadanos fueron habilitados para votar en estas elecciones, en las que se elige a nueve gobernadores y 339 alcaldes, además de asambleístas departamentales y concejales municipales, entre otras autoridades.

La jornada transcurrió sin incidentes mayores, según reportaron el Gobierno, el órgano electoral y las misiones internacionales de observación.

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia, Wilma Velasco, calificó en rueda de prensa como “positiva” la jornada porque la ciudadanía acudió a los centros de votación.

Según Velasco, la mayoría de las mesas electorales abrió “a la hora establecida”, si bien en algunas hubo demoras que se subsanaron posteriormente.

Entre los incidentes, Velasco mencionó el fallecimiento de un delegado de la agrupación ciudadana Nacer en el pueblo de Riberalta, en el departamento amazónico de Beni (noreste), que sufrió un infarto poco después de la apertura de las mesas de votación.

La Policía reportó la muerte de una mujer de 61 años, que sufrió un ataque de epilepsia mientras guardaba fila para votar en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz.

Otro incidente se produjo por la reclamación del candidato a la reelección a la Alcaldía de La Paz, el opositor Luis Revilla, quien denunció que en varias papeletas aparecía una línea que cruzaba las franjas para su candidatura y la de otro partido.

Velasco indicó que se trató de un “error de imprenta” y que el material defectuoso fue reemplazado.

Fuente: EFE

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído