Maestras y docentes decentes

«Una mala enseñanza es, casi literalmente, asesina y, metafóricamente, un pecado». George Steiner

Dudo que alguno de nosotros no tenga en memoria una cuota de agradecimiento, una deuda impagable con alguna maestra que fue decisiva en nuestra orientación vocacional, esa seducción hacia una materia, literatura, matemática, ciencias  e historia, estuvo de la mano de un buen pedagogo, de una madre o de una abuela lectora, como dice Savater referente a  España y agrego igual en Venezuela: « la enseñanza elemental suele estar mayoritariamente a cargo del sexo femenino»

En La Magia de los Libros, Luis Beltran Prieto Figueroa escribe: «Recuerdo con efusión los días de la pubertad. Certera en el timón, como gran timonel, dirigía mis lecturas iniciales mi tía Juanita, una hermana de mi madre, (…). Después de la merienda (…), nos sentábamos mis hermanas, las hijas de mi tía, otras sobrinas de ésta y yo, nueve en total, para escuchar la diaria lectura. No era muy amplia la selección que podía hacer mi tía (…), ella, con tino delicado, encontraba siempre lo que pudiera interesarnos. Era una excelente lectora»

A mi me tocó en suerte contar en casa con buenos ejemplos lectores y estudiar en  la Escuela Municipal Bolívar, regentada por un duro director, que en más de una ocasión me llevó de las orejas del salón a la dirección, quizá incurro en una exageración, y de un grupo de maestras de armas tomar, desde la de primer grado, por la que aun suspiro, hasta la de sexto grado, la maestra Matilde que sin ánimo de alabanzas innecesarias fue la que moldeó gustos, lecturas, mi vocación de pensar y, de cuestionar, me preparó para ser ciudadano y una mejor persona.

En estos momentos la educación en Venezuela está dirigida fundamentalmente a la  Educación Bolivariana obligando a que sus clases sean referenciales y demostrativas de los logros y avances alcanzados por la revolución. La lectura y la escritura entran como complemento importante en la educación. Pero está calificada como una “fuentes de recreación dirigidas al desarrollo de procesos de emancipación de nuestros pueblos”.

En una conferencia titulada “El peligro de una sola historia,” la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie  nos dice que contar una sola historia de las cosas, un solo punto de vista, una sola idea de una sociedad o personas, nos lleva a crear estereotipos de ellas que no reflejan la realidad e incluso pueden ser causantes de exclusión o marginación de ciertos grupos sociales. De esto solo los salvan los maestros.

Los hombres han nacido los unos para los otros; edúcales o padécelos.» Marco Aurelio

La literatura nos ha dado unos ejemplos interesantes de escuelas, de maestros y de su relación con los alumnos, no es una lista completa solo títulos y libros que tengo a mano, ojo en edición electrónica.

La ciudad y los perros, Mario Vargas Llosa La ciudad y los perros, está ambientada en el Colegio Militar Leoncio Prado. Los protagonistas de la novela, un grupo de jóvenes que se “educan” en una disciplina militar implacable y violenta, aprenden a sobrevivir en un ambiente en el que están muy arraigados los prejuicios raciales y las diferencias entre clases sociales y económicas

la-ciudad-y-los-perros-mario-vargas-llosa-7100-MLA5151948351_102013-F

El club de los poetas muertos,  N. H. Kleinbaum: Curiosamente, al contrario de la norma, esta novela es posterior a la famosa película; una adaptación del guion original, escrito por Tom Schulman.

clubpoetasmuertos

El profesor, Frank McCourt El profesor nos narra los treinta años en los que McCourt fue docente en un instituto de secundaria en Nueva York. El relato empieza cuando tiene 27 años e, instalado en Nueva York, inicia una actividad académica para la cual sus estudios universitarios no han acabado de formarle

15125

Historia de una maestra, Josefina Aldecoa En 1923 Gabriela recoge su título de maestra. Es el comienzo de un sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial. Historia de una maestra es la narración, hecha desde la memoria, de la vida de Gabriela durante los años veinte y hasta el comienzo de la guerra civil.

historiamaestra

Stalky & Cía., Rudyard Kipling El presente es, en cierto modo, una novela autobiográfica, en la que Rudyard Kipling retrata su paso por un internado británico. El autor se transmuta en el niño que fue y convierte el ingenio en foco de risas y canto a la infancia como única etapa libre de la hipocresía generalizada entre los adultos

stalky-co-rudyard-kipling-4189-MLA2678470591_052012-F

Martes con mi viejo profesor   Mitch Albom  Schwartz nunca fue un profesor ni una persona cualquiera. Enseñaba aquello que no viene en los libros y así inspiró a su alumno en sus años de universidad.

9788492695690

La fórmula preferida del profesor de Yoko OgawaUn, Un profesor con un gran hándicap: su prodigiosa mente no es capaz de recordar más que lo que ocurre en un plazo de 80 minutos. Sin embargo, todo lo que aprendió de joven, sigue fresco en su cabeza por lo que sigue siendo un genio de las matemáticas. Le gustaba enseñar y se pasa todo el día entre teoremas y problemas matemáticos. Tanto es su pasión por las matemáticas que va a transmitir su hobbie a la asistenta y a su hijo

img_20121121_174031

Cine y educación, algunas visiones del maestro en el celuloide

Padre Padrone. Director: Paolo y Vittorio Taviani.

Padre Padrone se basa en el relato autobiográfico de Gavino Ledda, en la que un joven pastor se libera de la tiranía de su padre que lo arrancó de la escuela, hasta llegar a lingüista y escritor. La película, siguiendo la autobiografía de Ledda, presenta al hijo como objeto, posesión del padre y la relación padre-maestro/hijo-esclavo.

El club de los poetas muertos. Director: Peter Weir.

En El club de los poetas muertos el profesor ayuda a los alumnos a descubrir sus propios caminos, rompiendo con algunas pautas de la escuela tradicional. Es una de las pocas películas en las que la relación entre profesores y alumnos se convierte en una búsqueda común. Enseñar a los alumnos a pensar y a ejercer la reflexión crítica es una meta que frecuentemente mencionamos como inherente a la función docente. Sin embargo muchas veces esto no pasa de ser una enunciación de buenos propósitos.

La clase. Entre les murs. Director: Laurent Cantet

Convencido de que el aprendizaje de la democracia puede implicar ciertos riesgos, la película es ante todo la crónica de la vida en una clase: una comunidad de 25 personas que no han elegido estar juntas, pero que deberán trabajar entre cuatro paredes durante un año escolar. François Bégaudeau es un joven profesor de lengua francesa en un Instituto difícil.

Los chicos del coro. Director: Christophe Barratier

En los chicos del coro hay tres temas: La infancia, la música y la enseñanza. Un internado/correccional, en 1949, tras la guerra mundial, en una Francia llena de conflictos sociales y de pobreza, en que muchos niños eran huérfanos de guerra, y otros de familias de precaria economía. Se presentan dos antagónicos modos de ver la realidad, y por lo tanto dos visiones de la enseñanza, que permiten comprobar las ventajas del diálogo educativo sobre la imposición del castigo. El educador, Mathieu, es un paradigma del educador que intenta llegar a las personas y desde ahí sacar lo mejor de ellas mismas.

Listas mejorables por los lectores que puedan completarlas….

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio