#LosCiudadanosProponen

ciudadanos

Por José Carvajal / @caracasapie

Es una mala costumbre. Corrijo: una pésima costumbre. Salvo los poquísimos que se resuelven a través de concursos públicos, los proyectos de intervenciones urbanas viajan en silencio por los vericuetos institucionales. Se mueven con sigilo. Se anuncian intenciones, a veces ni siquiera, y de pronto, ¡zas!, amanece un frente de obras aquí o allá, y los ciudadanos, acostumbrados a esta inercia (de vieja data, aunque agudizada con desfachatez), simplemente comentan, mascullan. Algunos van más allá. Hacen ruido en las redes, introducen amparos. Incomodan.

Han pasado varios meses desde que, entre las avenidas Río de Janeiro y Principal de Colinas de Bello Monte, desembarcaron tres puentes de guerra, im-puestos allí por el Ministerio de Transporte Terrestre y Obras Públicas para honrar la gasolinera tendencia a privilegiar los desplazamientos en vehículos particulares, alegando insólitos recortes en tiempos de viaje. Pero, la verdad, han complicado oportunidades de otras formas de movilidad mayoritaria, como por ejemplo la peatonal, y otras prometedores, como la bicicleta. Con ese juego alargan el pataleo de nuestro fracasado “modelo” de movilidad. Dan vida artificial a algo que agoniza.

Pero, ¡oh sorpresa! De pronto el ministro que con sus soluciones viales alienta el consumo de la gasolina (subsidio de Estado a la congestión), de pronto revela: “haré un puente peatonal”. Lo que debió ser medida prioritaria, encarada por los Gobiernos municipales (Chacao y Baruta) que dividen territorio sobre el puente de Las Mercedes, llega de manos del susodicho ministerio. El mismo que adosó por la banda Este al puente de 1941 (Carlos Guinand Sandoz), ese innecesario amasijo de hierro, dizque para conectar la Río de Janeiro con la calle Carabobo, dejando literalmente en el medio de la vía, desprotegidos, a los peatones que transitan por esa banda entre El Rosal y Las Mercedes. El ministerio y su ministro, desde la culpa más que desde la comprensión, arranca obras para la gente de a pie.

dibujo

¿Pero, qué tipo de puente? No se sabe, no lo explican, no lo muestran. Al día en que escribo este artículo no dan detalles. El ministro actúa desde su acostumbrada arbitrariedad. Arrogancia con presupuesto de muchos dígitos. Espero equivocarme, pero es fácil suponer que este puente será hermano o primo hermano de los anteriores. En todo caso, la obra arrancó mal. Esta vez no arrasaron árboles, sino un banco que formaba parte del conjunto patrimonial. ¿Se puede detener este atropello a la ciudad? Debería poderse, y de hecho ya está en curso un amparo.

Mientras el ministerio avanza ferozmente, otras instituciones duermen o voltean hacia un lado. ¿Qué queda para los ciudadanos? Operar desde el deseo, desde nuestra capacidad de imaginar y multiplicar. No dejar las páginas en blanco.

Por eso convocamos por algunas redes sociales, bajo los hashtags #PuentePeatonalLasMercedes #NoMasPuentesMilitares y #LosCiudadanosProponen a que, justamente, produzcan imágenes del puente posible. Cruz Criollo, arquitecto, produjo un video que invita a debatir y proponer, para hacer contrapeso.

Miguel Acosta, arquitecto y profesor, con parte de su grupo Dibujo de Ciudad se sumaron. De pie, a mano alzada, imaginaron esta conexión más para la gente que para los carros. Más para reivindicar el paisaje posible, que para retratar la acumulación de errores que progresivamente convirtieron este hito fundamental, de la ciudad y de la peatonalidad, en un lugar inhóspito.

No pararemos acá. Seguiremos retando a romper la inercia, para tratar de voltear la suerte de Caracas, desde la reflexión-acción, desde la propuesta. Nosotros propongamos, allá los que no vean, no escuchen, no hablen.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio