Kingsman: El servicio secreto. Larga vida al cine de espías

kingsman2

Por Luis Bond / @luisbond009

Desde la literatura hasta su llegada al cine, las historias de espías nos han cautivado con su mundo estilizado y lleno de misterios. Agentes secretos letales que conquistan chicas a su paso, se visten como un dandy y salen de cualquier aprieto con su ingenio y gadgets que todos quisiéramos tener. Una mitología que con el pasar del tiempo se ha ido perdiendo y que sobrevive en la actualidad en los largometrajes de James Bond u otras películas que, enmarcadas en este género, han dejado a un lado la sofisticación del mundo de espías para decantarse solo por la acción.

Cuando pensábamos que este tipo de historias se habían agotado llega Matthew Vaughn con Kingsman: el servicio secreto (Kingsman: The Secret Service), un largometraje que construye el mundo del espionaje desde la comedia y que termina siendo uno de los mejores homenajes que se ha hecho del género. Acción trepidante, personajes excéntricos, una premisa enrevesada y, sobre todas las cosas, mucha educación y clase, son los ingredientes de este cocktail que pasa de inmediato a ser de lo mejor en la filmografía de Vaughn.

kingsman1

Basado en el comic The Secret Service, Kingsman: El servicio secreto, narra la historia de una organización más críptica y letal que el FBI o el MI6, una agencia conformada por hombres de honor y clase conocida como Kingsman.

La historia comienza cuando Galahad (Colin Firth), uno de los agentes más importantes de la organización, tiene que elegir un posible sucesor para un puesto dentro de ella. Lejos de buscar la mejor opción, Galahad se decanta por el hijo de su antiguo compañero Lancelot: Eggsy Unwin (Taron Egerton), un joven problemático, mal educado, pero con un corazón noble. A raíz de este acontecimiento, Eggsy entrará en un duro entrenamiento dentro de Kingsman, compitiendo con otros chicos con mejor preparación que él y que optan por el nuevo puesto.

En paralelo, conocemos a Valentine (Samuel L. Jackson), un excéntrico empresario que junto con su mortífera asistente Gazelle (Sofia Boutella), desea poner en marcha un plan malévolo para exterminar la raza humana.

Kingsman3

Desde su primer plano, Kingsman: El servicio secreto plantea una revisión del cine de espías a través de la óptica de la comedia, señalando sus clichés e inconsistencias como motor para llevar la historia hacia adelante. Esto trae como resultado algo parecido al ejercicio que realizó Vaughn con Kick-Ass: una película que deconstruye su género, pero que termina narrando una historia clásica al mismo tiempo.

Elegir qué es lo mejor sería quedarme corto, en sus 2 horas de duración todo encaja como un engranaje de precisión inglesa. Las actuaciones los protagonistas y secundarios son geniales, pero son Colin Firth y Samuel L. Jackson quienes se roban el show con su caracterización: el primero por las secuencias de acción y el segundo por su excentricidad. Los nuevos talentos como Taron Egerton, Sofía Boutella y Sophie Cookson también brillan con fuerza, seguramente los veremos en otras producciones de acción en el futuro.

Kingsman4

La dirección de arte parece sacada de una película de Baz Luhrmann (El Gran Gatsby, Moulin Rouge) al derrochar estilo, clase y suntuosidad en cada escena. El montaje es violento y frenético, cortesía de la dupla de Eddie Hamilton y Jon Harris (X-Men First Class, Kick-Ass, Snatch, entre otras), haciendo que el film pase volando. Matthew Vaughn se supera a sí mismo como director, deleitándonos con escenas de acción que harán palidecer a las de John Wick o Furious 7 (por nombrar grandes exponentes del género que le son contemporáneos): cada enfrentamiento es un festín visual lleno de coreografías de primera, violencia sin adornitos y mucho humor negro.

Kingsman: El servicio secreto, es una de las mejores películas de acción del año y de los últimos años. Su deconstrucción del género de espías en clave comedia le insufla nueva vida a un tipo de historia que parecía olvidada, su puesta en escena asume riesgos sin miedo y el resultado salta a la vista. Matthew Vaughn vuelve a demostrar que es uno de los duros de la acción.

Lo mejor: las secuencias de acción alucinantes. La gran cantidad de referencias y guiños a la mitología de los agentes secretos. Su humor políticamente hablando incorrecto. Colin Firth y Samuel L. Jackson en uno de los papeles más épicos de su carrera.

Lo malo: No es una película para todo el mundo, si no conjugas con su humor y puesta en escena paródica no te va a gustar. Michael Cane pasa casi desapercibido. Hay momentos que parecen robados de Kick-Ass y X-Men First Class.

A continuación vea el trailer:

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio