Incremento de gasolina no alcanzará para cubrir déficit fiscal

Crédito de imágenes: Reuters
Gasolina-

El aumento de la gasolina es una medida necesaria que se ha postergado por casi 20 años. En diciembre de 2013, el entonces ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, mencionó que al año se pierden 12.500 millones de dólares por la diferencia entre el costo de producción y el precio de venta del combustible.

Desde ese momento, el debate del alza del carburante se hizo inminente, pero aún no se han tomado medidas al respecto. Una de las razones por las cuáles el Gobierno venezolano decidió hablar de este tema es por el alto déficit fiscal que existe en el país.

Los expertos consideran que con la caída de los ingresos petroleros que percibe la nación, el incremento de la gasolina no tendrá un gran impacto en cubrir el gasto público. Actualmente, el déficit representa entre 18 y 20 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB).

El experto petrolero, José Toro Hardy, asegura que “el peor error” que podría cometer el Gobierno sería desviar los ingresos por el aumento del combustible a las misiones sociales, ya que estas no dependen directamente del Tesoro Nacional. Además, este dinero debería destinarse a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Impacto fiscal

El administrador con experiencia en inversión pública, Carlos Centeno, explica que en los ingresos ordinarios, “la gasolina y sus derivados solamente representan 1%”, por lo que la influencia de este producto no es de gran magnitud. Por su parte, el economista Luis Oliveros, comenta que para que haya un impacto en el déficit presupuestario debe haber una subida muy importante.

“Para que el combustible iguale sus costos de producción, su precio debe multiplicarse por 90”, advierte Oliveros. Si se alcanza este margen, en el que no existan ni pérdidas ni ganancias para Pdvsa, se podría disminuir el gasto en 2 o 3% “como mucho”.

Gobierno central o consolidado

El déficit del gobierno central, compuesto por el Ejecutivo y todos los ministerios, ronda entre 4 y 5% del PIB. En cambio, el del consolidado (gobernaciones, alcaldías y empresas estatales) es de 10 y 15%, según datos proporcionados por Centeno.

Para el administrador, el aumento del precio de venta del hidrocarburo y sus derivados, a un nivel que cubra sus costos y genere ganancias, podría tener un impacto importante con miras a disminuir el gasto de gobierno central. Pero si lo que se pretende es reducir el déficit del consolidado, sería necesario tomar en cuenta otros impuestos, ya que la gasolina por si sola no influiría notablemente.

Financiamiento externo

Antes de pensar en resolver el problema presupuestario del país, es importante tomar en consideración el financiamiento que recibe Pdvsa por parte del Banco Central de Venezuela (BCV). Toro Hardy afirma que la institución bancaria imprime dinero sin respaldo para poder mantener a la compañía petrolera.

“Si se va a aumentar la gasolina, lo primero que hay que atender es el inmenso déficit del flujo de caja de Pdvsa. Hasta el año pasado, el BCV había impreso 650 mil millones de bolívares para cubrir los gastos de la empresa (que superan los ingresos). Esto ha tenido un impacto altísimo en la inflación, ya que la masa monetaria del país ha aumentado en 75%”.

Si se solventa esta situación, a juicio de Toro Hardy, Pdvsa generará más utilidades. Por lo que pagará una mayor cantidad de impuestos, contribuyendo a disminuir el déficit fiscal.

De acuerdo con Oliveros deberían aplicarse dos fases para lograrlo. En la primera es necesario que se realice un aumento para que Pdvsa deje de perder dinero al vender la gasolina en Venezuela. En la segunda, en un periodo de mediano plazo el valor debería acercarse a los precios internacionales, de esta forma se obtendrán ganancias y se podrá reducir el contrabando del combustible a países vecinos.

“En el país que queremos la gasolina es cara. Hay que enseñarle a la sociedad que las cosas tienen su costo y hay que trabajar para obtenerlas. La clave para que Pdvsa deje de pedir plata al BCV es que aumente el tipo de cambio al que cotizan sus exportaciones, que actualmente es de 6,30 bolívares por dólar. Si se hace esto y se implementan las dos fases, en el corto plazo podrían dejar de necesitar del BCV, pero no veo voluntad política para eso”.

Fuente: Andrea Vera Mondazzi


Este contenido tiene todos los derechos reservados por Globovisión.

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído