Equilibrio Físico-Emocional: Observa la violencia

violencia

Por Zoraida Grimán / @zoraidagriman

SI, observa la violencia, porque es una reacción que no nos pertenece, se genera y por lo tanto modelable…

En la actualidad, todos los espacios se han ido invadiendo de violencia, de diferentes índoles, la verbal, la corporal, la gestual… nos hemos dejado invadir por la agresividad.

Estar en casa es recordar las posiciones jerárquicas dentro del hogar y trato con el debido respeto. Pero al salir a la calle, ocurre en el tráfico, trabajo, tiendas de diferentes tipos de servicios, en todos los espacios se siente incomodidad de las personas, transformada en agresividad, intolerancia, mal trato al cliente y entre el personal, incluso no se apoyan o respaldan.

En relación a las personas que laboran en una empresa, esta actitud estaría en detrimento de tu fuente de ingreso que es esa empresa que te tiene como su empleado. Cuando no das un buen servicio el daño es para ti, no para el cliente, este puede ir a otro sitio por el bien requerido. Pero tú estarías quebrando a la empresa que es tu fuente de ingreso. En este caso mi sugerencia es a replantearte el quedare o retirarte, y hacer algo que te guste. Pero si no tienes posibilidad por la situación país, o porque no está preparado para entrar en competencias a nivel profesional, entonces agradece ese espacio que te permite cubrir tus gastos personales y da lo mejor de ti.

Estar conectado con estados de agresividad propios o ajenos, nos lleva a tener una actitud día a día, y hace que nuestro entorno se torne mas difícil y se llene de conflictos cada vez mayores.

La ira puede ser una de las emociones más destructivas en el organismo y en el entorno, sobre todo cuando se adueña de nosotros y nos ciega, y nos tornamos en seres reflexibles y violentos. Es una reacción que generará lo mismo en el entorno y cada vez más personas se verán afectadas. Y lo que pasa es que no reconocemos la ira presente en nosotros, pero si vemos la de los demás, en la actuación de otros y pocas veces nos observamos.

Las heridas emocionales que genera la ira, en nosotros y otros, por actitudes equivocadas, de alguna forma modificarán por siempre las relaciones de todo tipo.

Siempre será conveniente observarnos, evaluar antes de actuar, detenerse a reflexionar a cerca de nuestros pensamientos y actitud. Es bueno recordar que atraemos lo semejante, lo que tenemos en la mente y que además conocemos.

Todos deseamos un mundo mejor, pacifico o un poco más tranquilo, donde el expresarse y ser escuchado sea lo que ocurra, convivir en armonía, de forma responsable y con respeto.

La paz verdadera, la debemos instalar en nosotros, es una práctica diaria, que incluirá modelar comentarios, acciones y elecciones, tomar la decisión de hacerlo diferente para el beneficio propio y del entorno.

Debemos tomar conciencia de las reacciones negativas, las palabras que se utilizan, medir las consecuencias de una reacción violenta, tomar cierta distancia para evaluar.

Es un momento de revisar tu historia personal y ver cuál es el origen de tu ira, a quien te recuerda ese personaje que despierta tu ira, el entorno afectivo de tu infancia, la manera de resolver en tu hogar de crianza . Aceptar y soltar, perdonar y hacerlo diferente, es lo que te ayudara a sanar esa emoción.

Mira bien a tu ira, y se paciente y perseverante en la transformación de esa emoción, el resultado será la paz interior que todos deseamos. También cambiará el rango energético con el cual cargas a tu entorno. Es un conjunto de acciones para tu beneficio, que como la piedra que cae en el estanque, genera ondas expansivas que cada vez abarcaran un entorno mayor.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio