Equilibrio Físico-Emocional: Las relaciones

Crédito de imágenes: Corbis
RELACIONES

Por: Zoraida Grimán // @zoraidagriman

Todo el mundo sueña con “una bella relación”. En la actualidad es un tema tratado en el 80% de las consultas, unas para obtener herramientas para mejorar su actual relación y otras el querer terminar y muchas veces no saber el cómo. Y todo esto sustentado en argumentos muy convincentes y humanos por demás.

Claro que quiero tener una relación, pero nadie me va a pedir cuentas, ni a adueñarse de lo que tanto me ha costado tener, ah y si tiene hijos, pero no me pienso complicar con sus hijos, solo él o ella, quiero vivir tranquilo y que nadie venga a fastidiarme y así muchas cosas que adelantan antes de iniciar una relación, o son las escusas para no tener una relación.

Se trata de evaluar si realmente quieres que alguien que camine a tu lado, alguien que integre en tu vida y que a su vez te integre a ti en la suya. Dispuesta a crear un espacio en tu vida que encaje esa persona y comenzar el compartir, que es propio de las relaciones.

Es un proceso con altos y bajos, el amor pasional ocurre en los primeros tiempos, también el aceptar cosas por el primer periodo de enamoramiento ciego, donde nada te molesta y cuando convives resultan ser obstáculos, casi que insuperables, y comienzan a querer cambiar el uno al otro. Cualquier diferencia, malentendido o mala interpretación generará casi que el fin de la pasión.

Luego van dejando a medio resolver diferencias, y entre el producir, proyectos y los hijos, serán las cortinas que taparán la realidad de la situación, el contener las emociones generadas por diferentes eventos, los va convirtiendo en una bomba de tiempo, y además estarían evadiendo la realidad, y posponiendo el afrontar la situación y resolver.

Todo ello hace una convivencia muy ruda, fría y distante, generando una soledad en esa convivencia. Y es aquí donde los intereses y los proyectos no se cruzan, se alejan. Y en un tratar para ver qué pasa, la mujer se activa y espera su pareja y él, cansado del trabajo, ni habla, se da un baño, come y a la computadora. Este sistema de vida donde no hay acercamiento ni comunicación, más allá de saber qué vas a hacer, a qué hora te irás a casa, denota algo cultural, y ocupado produciendo y tú a casa, a cuidarla y a los hijos educarlos.

A menudo se juntan dos adultos y lo único que hacen es representar una y otra vez sus traumas infantiles, carencias y también está presente lo que vieron con sus padres y la tendencia es a repetir lo que vieron, porque eso es la información que recibieron de lo que es ser pareja y la convivencia.

Se puede producir una fricción muy fuerte cuando un hombre no maduró nunca y se enamora de una mujer que le resulta madura y estable y piensa que quizás ella sea la apropiada para hacerlo crecer. También puede ser que una mujer no recibió el amor del padre que ella quería y además un padre presente, pero ausente a la vez, entonces pretenda que el hombre que muestra atención hacia ella de diversas formas, será el indicado para llenar su espacio de amor vacio…

Tener presente que el alma de los hombres y de las mujeres se relacionan para crecer, no para evitar el crecimiento, nos permitirá evolucionar en las relaciones que por supuesto estén impregnadas de amor, paciencia y respeto mutuo.

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído