Enfermos renales se debaten entre diálisis y esperanza de un trasplante

Crédito de imágenes: Archivo
transplante dialisis

De acuerdo con un informe del Viceministerio de Redes de Salud Colectiva, para febrero de 2012, se contabilizaban en doce mil las personas que reciben diálisis en Venezuela, de las cuales 1077 se encontraban, en ese entonces, en la lista de espera para recibir un trasplante renal.

La cifra adquiere mayor significación, advierte el referido despacho adscrito al Ministerio de Salud, tomando en cuenta que 40 % de quienes reciben diálisis podrían ser incluidos en la lista de espera por un riñón (si lo confirma la evaluación pre trasplante), lo que haría que el número de personas con la esperanza de un donante ascendiera a más de cinco mil. Este índice de necesidad actual es semejante al número de trasplantes renales efectuados en Venezuela en más de cuarenta años: 5.957 (desde 1967 y hasta 2011), según datos oficiales.

Los pacientes que reciben diálisis son aquellos con enfermedad renal crónica terminal, aunque en algunas ocasiones se puede realizar en pacientes con insuficiencia renal aguda, quienes también presentan un daño en el riñón, según indica el Dr. Luis Hernández, Jefe de la Consulta Externa de Trasplante Renal del Hospital Universitario de Caracas.

Cuando el riñón falla, es este tratamiento el que cumple la función de eliminar residuos de la sangre, previniendo daños en otros órganos. Los enfermos que requieren diálisis ven disminuida su calidad de vida, pues atraviesan terapias obligatorias de larga duración, que no le permiten trabajar de manera normal ni compartir con su familia y amigos.

¿Qué es la diálisis?

A juicio del Dr. Luis Hernández, la diálisis es un tratamiento sustitutivo de la función renal, que puede llevarse a cabo en dos modalidades: la hemodiálisis y la diálisis peritoneal.

La hemodiálisis se realiza a través de un catéter, fístula o canal arteriovenoso, que se conecta al paciente por medio de una máquina en la cual se forma un circuito. La sangre del paciente pasa por este destilador, donde quedan las toxinas, y vuelve a entrar al cuerpo sin éstas, reseña el también Nefrólogo de la Clínica Sanatrix.

Por otro lado, “la diálisis peritoneal se realiza mediante un catéter que se coloca en el abdomen del paciente, se conecta a bolsas de líquidos que tienen altas cargas de soluto, y extraen las toxinas”, refiere el médico.

En hemodiálisis, la periodicidad del tratamiento es de tres veces por semana, sugiriéndose un tiempo ideal de cuatro horas; mientras que la peritoneal es diaria, de acuerdo con el Dr. Hernández.

¿Cuándo se debe pasar de la diálisis al trasplante?

“El trasplante es necesario en aquellos pacientes con insuficiencia crónica de algún órgano. En el caso renal, es requerido en los pacientes con enfermedad crónica terminal o en aquellos con padecimiento crónico avanzado que va a progresar a terminal”, destaca el galeno.

Los tratamientos aplicados a quienes son beneficiados con una donación, procuran evitar el rechazo del cuerpo al órgano recibido, que es reconocido como un “agente extraño” por el organismo, lo que conlleva a la activación de las defensas del sistema inmunológico.

Por ello, el especialista asegura que al paciente con una intervención de este tipo se le deben administrar inmunosupresores. Estos medicamentos ayudan a que su cuerpo no rechace el órgano al actuar sobre su sistema inmunológico, a fin de que éste no lo ataque y lo dañe.

El Nefrólogo subraya que los pacientes trasplantados deben tomar sus inmunosupresores tal y como se lo indique su especialista, además de mantener una buena higiene personal, una dieta balanceada -sus alimentos deben estar bien lavados-, evitar contacto con personas portadoras de enfermedades infecto-contagiosas y con animales.

Te interesaría

Lo más leído

Indicadores

SimadiBs.199,84
SicadBs.13,50
CencoexBs.6,30
EuroBs.7,46
Bono Soberano$93.292016
Bono Pdvsa$77.142016
Texas$40,89
Brent$44,18
Venezuela$34,46
Opep$38,45

Globovisión Radio