“Dólar a Bs. 6,30 se presta para la corrupción”

Crédito de imágenes: Archivo
dólares

Los recientes mecanismos económicos anunciados por el presidente del Banco Central de Venezuela (BNC), Nelson Merentes, en los que se oficializó el Sistema Marginal de Divisas (Simadi) con el precio por dólar de 170 bolívares, representa para el economista José Guerra, un sistema paralelo, pero manejado y oficializado por el Gobierno. 

Guerra expresó que en varias oportunidades fue convocado por representantes del Gobierno nacional para orientar las políticas económicas del país, por lo que sugirió la unificación cambiaria y no continuar con los diferentes tipos de cambio. “La solución del problema es la unificación cambiaria y no los cuatro tipos de cambio que hay actualmente. El Gobierno creó un sistema paralelo oficial”.

A juicio del economista, la información que ofreció el Gobierno fue incompleto, pues hay complejidad en la compra de los boletos aéreos que actualmente están dolarizados. “Quien no tenga divisas no podrá optar a comprar boletos”. Una de las sugerencias de Guerra, es que para que el precio del dólar disminuya, el Gobierno debe ofertar mayor divisas y no controlar el acceso. A su juicio no hay dólares suficientes para abastecer el mercado.

“Claramente estamos en una macrodevaluación del bolívar. No podemos tener cuatro tasas de cambio que no benefician al venezolano; menos al ciudadano común que gana sueldo mínimo”. Según Guerra, la inflación más relevantes es la de los alimentes que actualmente está cerca de 130%, por lo que evidencia lo complejo que puede resultar para la población poder completar la canasta básica.

Pese a la inflación que se registra en el país y al complejo acceso a dólares, José Guerra consideró que quien pueda comprar divisas, lo hace porque actualmente es una válvula de escape, pues si se adquiere la divisa hoy en 170 bolívares, ya en poco tiempo el precio en moneda nacional aumenta por el control que maneja el Gobierno nacional.

La unificación cambiaria era la única alternativa para salir de la crisis económica actual, pues el hecho que aun exista el dólar preferencial a 6,30 bolívares, representa mayor corrupción. “Lo que debió hacer el BCV fue establecer una tasa de cambio a 20 bolívares por dólar y a la vez crear un mercado paralelo que tenga vigencia de aproximadamente seis meses para abastecer el mercado y así la tasa de cambio no se va a depreciar”.

A juicio del economista, para que el país pueda llegar a una tasa de cambio, el Gobierno no debe seguir con las tomas y expropiaciones de empresas privadas, pues demuestran inseguridad y mantiene a la población en incertidumbre.  Consideró que las empresas ocupadas deberían ser entregarlas a los trabajadores para que haya compromiso; si las toma el Gobierno, son focos de corrupción.

Salir de presiones económicas

Para el economista, José Manuel Rodríguez, el nuevo sistema cambiario implementado por el gobierno nacional sale al paso de las presiones de algunos actores cambiarios que a su juicio le imponían precios al dólar del mercado negro, entre los que nombró: medios dígitales y la frontera.

Asimismo, aseveró en Entre Noticias, transmitido por Globovisión, que lo más importante de este 3er mercado, nombrado Simadi (Sistema Marginal de Divisas), es que está abriendo la posibilidad de hacer transacciones de dólares sin la exposición de estafas y sin violar la Ley a través de un mercado negro.

“Los actores se van a adaptar pero no va a ser el juego de a ruleta de alguien que está fuera de Venezuela, sino que lo va a establecer el BCV”.

Rodríguez expresó que este sistema, como todos, tiene errores y omisiones por lo que asume que este será atacado, “al igual de los sistemas de cambio que se hicieron en el pasado”.

El economista señaló que se presume que el sistema será marginal, por lo que el precio lo va a fijar el Banco Central de Venezuela (BCV) a través de Simadi. “Será muy difícil que el precio del dólar en el mercado negro se separe del monto fijado en Simadi”, explicó.

De igual forma, destacó que este 3er mercado cambiario será muy importante para los comerciantes ya que en el pasado el precio de las divisas estaba a merced del poseedor del insumo.

“Un sistemas con muchas dudas”

Por su parte, el también economista, Luis Oliveros, sostuvo que Simadi es un sistema con muchas dudas, que a pesar de haber sido publicado en Gaceta oficial, “genera desconfianza”, ya que a su juicio, no se conoce si Pdvsa tiene tiene tantas divisas para abastecer 3 mercados.

“Lo fundamental en un sistema cambiario es generar confianza (…) están prometiendo que se van a poder comprar y vender dólares libremente. Hay que ver si tienen tantas divisas para abastecer 3 mercados cambiarios”.

Sostuvo en Entre Noticias que el nuevo sistema es un pañito caliente a la grave crisis y explicó que su éxito a fracaso va a depender que, entre otras cosas,  dejen fluctuar la tasa.

A juicio del especialista, se necesita una unificación de la tasa cambiaria, pues aseveró que estás generan corrupción y distorsiones que “es lo menos que necesita Venezuela”.

Recordó que Simadi no es una subasta como lo erá el Sicad II, sino una orden donde se hace un cruce en una oferta y demanda. “Simadi no es una subasta”, recalcó.

 

 


Este contenido tiene todos los derechos reservados por Globovisión.

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído