Acciones del Banco Espírito Santo se desploman más de un 50%

BancoEspiritu

Las acciones del Banco Espírito Santo (BES) se desplomaron hoy un 50 % nada más comenzar a cotizar en la Bolsa de Lisboa, por lo que el precio por título bajó de 34 céntimos a apenas 17.

La compraventa de títulos de la entidad fue retomada a las 10.00 hora local (09.00 GMT), tras ser suspendida durante las dos primeras horas de la sesión por la Comisión del Mercado de Valores (CMVM) lusa con el objetivo de dar tiempo a los inversores para analizar los comunicados divulgados sobre la situación financiera del BES.

La debacle sufrida por el BES en el selectivo lisboeta se produce después de que presentara pérdidas por valor de 3.577 millones de euros durante el primer trimestre del ejercicio, una cifra histórica.

Nada más dar a conocer estos resultados, el nuevo presidente del banco, Vítor Bento, que asumió el cargo el pasado 14 de julio, anunció que se iniciará “inmediatamente” un proceso de ampliación de capital, ya que la entidad no cumple ahora mismo con los rátios exigidos por las autoridades europeas.

En una declaración enviada al regulador bursátil portugués, Bento aseguró que existe interés por parte de los actuales accionistas y de otros “potenciales inversores” en participar en esta operación de refuerzo de capital.

Además, informó de que la entidad “ya está preparando un plan estratégico de reestructuración” que incluye una “valoración de los activos del banco”, también en el extranjero, con el objetivo de analizar posibles ventas.

Horas más tarde, ya de madrugada, el Banco de Portugal censuraba duramente el trabajo realizado por los anteriores gestores del BES, liderados por su presidente durante los últimos 22 años, Ricardo Salgado, líder a su vez de una de las facciones de la familia Espírito Santo.

El supervisor decidió, de hecho, retirar la capacidad de voto a los Espírito Santo, actualmente sus mayores accionistas con el 20,1 % de los títulos, y suspendió a tres administradores encargados de auditoría, gestión de riesgos y fiscalización.

Diferentes analistas apuntaron hoy que la ampliación de capital puede llegar a superar los 4.000 millones de euros dada las cuantiosas pérdidas registradas en el primer semestre de 2014, e incluso advierten de que la entidad podría tener que acabar recurriendo a fondos públicos.

El hundimiento de su valor en Bolsa se ha agravado con el paso de los días, ya que hace mes y medio sus acciones cotizaban todavía a 1,1 euros.

El BES se ha visto directamente afectado por la crisis que atraviesa su matriz, el Grupo Espírito Santo, un emporio familiar con peso específico en la economía lusa y en cuyo seno varias sociedades se encuentran en concurso de acreedores y existen empresas al borde de la insolvencia.

Te interesaría

Señal en Vivo

Lo más leído